Al "Xeneize" le costaba generar juego y el encuentro marchaba hacia un inexorable 0-0. Pero se encendió el "Pipa" y selló el 2-0 en la primera semifinal de la Copa Libertadores. El próximo miércoles, la revancha en San Pablo

 

El peso de sus figuras es la principal cualidad de este Boca, que dio un importante paso detrás de su objetivo de acceder a la final de la Copa Libertadores. Con dos goles del ingresado Darío Benedetto en los últimos minutos, el Xeneize superó 2-0 a Palmeiras y viaja con confianza a la revancha, que se jugará el próximo miércoles, desde las 21.45, en San Pablo.

El partido comenzó cortado y áspero. Boca fue aplomándose y quedándose con la iniciativa con el correr de los minutos, ante un equipo cerrado como Palmeiras, que en ese sentido imitó a Gremio. El conjunto de Guillermo Barros Schelotto exhibió la voluntad de jugar en campo contrario, de abrir la cancha con los laterales, de no caer en el embudo; aunque en la salida muchas veces centralizó con el balón aéreo para Ábila en busca de la segunda jugada. La acción de riesgo más clara llegó a los 15 minutos, tras una pelota parada: Izquierdoz anticipó al arquero y su cabezazo salió desviado.

Palmeiras, agazapado, mostró la carta principal en ofensiva: el pequeño Dudu, de interesante movilidad. Y cuando pasó el momento de mayor presión de Boca, el Verdao comenzó a acunar la pelota, con toques cortos o triangulaciones, apuntando a bajarle el ritmo al partido. Todo un síntoma: desde las tribunas comenzó a bajar el "y dale, dale Boca", pujando por una reacción.

En el inicio de la segunda parte, por impulso, Boca empujó a los brasileños contra su campo. Pero siguió con problemas de cambio de velocidad, dependiendo cada vez más de la acción individual. Guillermo incluyó al eléctrico Villa sobre la derecha, para intentar desbordar a Barbosa. Sin embargo, el principal problema, la sintonía fina en el armado, continuó sin solución.

Pero el Xeneize tiene una carta clave en un duelo parejo y cerrado: jerarquía. Porque cuando el partido parecía marchar inexorablemente hacia el 0-0, Lucas Olaza sacudió el sopor con un tiro libre que obligó a Weverton a la atajada del partido. Y del córner, a los 38 minutos de la segunda parte, el ingresado Darío Benedetto logró su primer grito tras su lesión.

Soccer Football – Copa Libertadores – Argentina’s Boca Juniors v Brazil’s Palmeiras – Semi-Final First Leg – Alberto J. Armando stadium, Buenos Aires, Argentina – October 24, 2018. Boca Juniors’ Dario Benedetto (obscured) celebrates with team mates after scoring their second goal. REUTERS/Marcos Brindicci
Soccer Football – Copa Libertadores – Argentina’s Boca Juniors v Brazil’s Palmeiras – Semi-Final First Leg – Alberto J. Armando stadium, Buenos Aires, Argentina – October 24, 2018. Boca Juniors’ Dario Benedetto (obscured) celebrates with team mates after scoring their second goal. REUTERS/Marcos Brindicci
Y, a los 43?, otra perla de Benedetto amplió la ventaja: el atacante ex Arsenal y Defensa y Justicia la pisó en el borde del área para hacer pasar de largo a un defensor y sacó el latigazo inatajable. Así, logró doblegar a la visita que, de la mano del experimentado Luiz Felipe Scolari, llegaba al cruce en un gran momento. Líder del Brasileirao con cuatro puntos de ventaja sobre Flamengo y con 9 encuentros sin conocer la derrota. Hasta que se topó con Benedetto y con Boca, que sueñan con una nueva Copa Libertadores


Fuente; Infobae