Lo señaló el presidente de la Conmebol, tras la reunión con sus pares de Boca y River en Paraguay. Recalcó que la disputa del encuentro dependerá del fallo del Tribunal de Disciplina.

 

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, informó este martes que se decidió que la final de la Copa Libertadores que deben jugar River y Boca será "fuera de Argentina porque no están dadas las condiciones para que sea en ese país".

Si bien recalcó que la disputa del encuentro dependerá del fallo del Tribunal de Disciplina, exhortó a Rodolfo D'Onofrio y Daniel Angelici, presidentes de los clubes, que manden un mensaje de paz de cara al posible cruce.