El mediocampista argentino posee un amplio historial de graves lesiones que lo marginaron de las canchas por varios meses. Con 32 años deberá decidir su futuro tras sufrir un nuevo revés
Fernando Gago vive uno de sus peores momentos en su carrera futbolística después de padecer una nueva lesión de gravedad que lo alejará de las canchas por un tiempo, quizás para siempre, al menos como jugador de fútbol.

"Pintita" se retiró lesionado en la segunda parte de la prorroga de la final de la Copa Libertadores y dejó a su equipo con nueve jugadores en los minutos finales del partido. Al abandonar del césped, dijo que se había "roto el tendón".

El mediocampista argentino encadena una serie de desafortunados accidentes por los que pasó más tiempo entre algodones y rehabilitaciones que en competencia. La mayoría de sus episodios los protagonizó ante River Plate.

Play
En julio del 2013, tras pasar seis meses a préstamo en Vélez, Fernando Gago llegaba a Boca Juniors, procedente del Valencia, para disputar su segunda etapa en el cuadro Xeneize. Desde ese momento, el chico de Ciudadela arribó al club con un desgarro que lo privó de debutar con la camiseta azul y amarilla durante cinco fechas.

Llegó el 2014 y una distensión de ligamento en la rodilla izquierda ante Colón casi lo deja sin Mundial, el cual finalmente pudo disputar tras una recuperación rápida. Sin embargo, a cuatro meses de aquel evento comenzó su historia entre las lesiones y River Plate.

Fue en un Superclásico por la vuelta de la semifinal de Copa Sudamericana, en la que Gago salió a los 41 minutos del primer tiempo tras sufrir una distensión en el aductor derecho. Así cerró el 2014. El 2015 no iba a mejorar.

Play
13 de septiembre del 2015. Boca Juniors viajó al Monumental para enfrentarse a River Plate por el torneo local. El mediocampista fue titular y saltó al campo en el que estuvo tan sólo 24 segundos, momento en el que se dejó caer en el suelo tras sufrir la rotura del tendón izquierdo. La recuperación le llevó entre seis y siete meses de recuperación.

Gago cerraba otro año en el hospital y el 2016 tampoco iba a tratarlo bien. El 24 de abril los Xeneizes volvían a encontrarse con los Millonarios, en esta ocasión en la Bombonera. Sobre el final del primer tiempo, a los 40 minutos, el volante se volvía a cortar el mismo tendón de Aquiles e iba a volver como titular el 27 de noviembre (siete meses después).

El capitán de Boca se recuperó de la mejor manera y se volvió la figura del equipo, a tal punto que comenzaba a sonar como candidato para el mediocampo de la Selección de Jorge Sampaoli de cara al Mundial de Rusia 2018. Pero una nueva lesión iba a recaer sobre él.

El 5 de octubre del 2017 ingresaba desde el banco para disputar un par de minutos contra Perú. "Me rompí los cruzados", le avisaba el jugador de Boca a Lionel Messi en la Bombonera. Al término de aquel enfrentamiento se confirmó la lesión en el ligamento cruzado lateral interno de la rodilla derecha, lo que le demandó cuatro meses y medio de inactividad.

El 2018 fue una prueba de fuego para Gago, después que se rumoreó que la última lesión iba a terminar con su carrera futbolística. Sin embargo, a un mes de cumplir 32 años volvió al ruedo. En marzo recibió el alta médica pero un desprendimiento en las adherencias del ligamento reparado durante los entrenamientos lo volvió a marginar.

La pretemporada en Miami de julio también fue un paso en falso ya que no pudo terminar el partido frente al Miami united por un desgarro y debió volver a Buenos Aires.

En este fin de año el físico le volvió a pasar factura a Fernando Gago. El jugador entró al césped en el minuto 89 para sustituir a Pablo Pérez y tras su ingreso no pudo completar los 30 minutos de prórroga. "Me rompí el tendón", avisó mientras salía y dejaba a su equipo con nueve futbolistas tras la expulsión previa de Wilmar Barrios.

El argentino deberá volver a poner sobre la mesa sus prioridades. Las lesiones lo tienen a mal traer y su cuerpo se lo advierte. Él tendrá la última palabra y lo que decida hacer se aceptará sin "peros" en el club azul y oro.

Fuente; Infobae