Desde Perú, donde dirige a Sporting Cristal luego de su salida como Coordinador del fútbol infantojuvenil de Boca, el ex ayudante de campo del "Loco" Bielsa contó unas imperdibles anécdotas

Claudio Vivas habló de sus inicios en el cuerpo técnico de Marcelo Bielsa y dejó varias anécdotas desconocidas. El ex Coordinador del Fútbol infantojuvenil de Boca, quien actualmente se desempeña como entrenador de Sporting Cristal de Perú y comparte grupo de Copa Libertadores con Godoy Cruz, reveló que sus comienzos fueron como espía del "Loco" y contó cuáles fueron las travesuras que tuvo que llevar a cabo. También, cuál fue el lado negativo del actual DT del Leeds United de Inglaterra.

"Yo empecé como espía de Bielsa", reconoció Vivas cuando lo consultaron sobre sus comienzos en el cuerpo técnico del "Loco". "Iba disfrazado de hincha del rival, con gorrita, remerita, todo. Compraba las remeras truchas, oficial no porque la usaba y diez minutos después las guardaba", bromeó en una entrevista con el programa televisivo peruano Después De Todo.


En medio de las críticas y tras la sanción que recibió en el Leed United de Inglaterra, Vivas respaldó a Bielsa por la medida empleada porque "no está prohibido", pero reconoció que actualmente "hay que tener ciertos cuidados porque los clubes están muy custodiados". Y recordó los "momentos difíciles" que le tocó afrontar como espía.

"Ir a ver entrenamientos no es tan fácil. Me he tenido que subir arriba a un árbol, cuerpo a tierra, camuflado con los hinchas y cantando sus canciones. Fue otra época. Hoy hay mucha información y todo te llega desde un celular. Cualquiera te saca una foto y capaz que te estás tomando una cerveza y dicen 'mirá qué alcohólico que es el DT de Cristal", bromeó.

Cuando fue consultado sobre si esta metodología le sirvió, Claudio Vivas no dudó: "Sí. En la final con Boca en el 91 (que ganó Newell's) fui a la Bombonera disfrazado de Boca. Ahora que estoy afuera de Boca lo cuento. Me compré la gorra, me puse (la camiseta) Vinos Maravillas y me fui a ver el entrenamiento en la cancha porque no existía Casa Amarilla. El Maestro Tabárez espero que no se entere nunca".


Para terminar, contó el lado negativo de Marcelo Bielsa que fue su falta de manejo con el grupo. "Él no podía tener relaciones con los jugadores. No tenía una llegada permanente y necesitaba de alguien para poder conectarse".

En este punto, recordó sus momentos como futbolista bajo la conducción del "Loco" y lo que le tocó sufrir: "(Bielsa) no tenía manejo de grupo, pero sí de la situación en cuanto a las cuestiones futbolísticas. El jugador necesita del chirlo y el cariño del entrenador. Bueno, de Marcelo recibía más el chirlo que el cariño. De hecho, cariño prácticamente no recibía".

BREVE RESEÑA DE LA TRAYECTORIA DE CLAUDIO VIVAS

Claudio Vivas fue arquero de las inferiores de Newell's, pero se retiró a los 18 años, instancia en que comenzó su carrera como entrenador. Entre 1989 y 1994 participó en casi todas las categorías del equipo rosarino, donde conoció a Marcelo Bielsa, quien lo convocó en 1990 como asistente técnico para dirigir al primer equipo.

Acompañó a Bielsa en gran parte de su carrera. Juntos fueron al Atlas de Guadalajara (1992-1994), Vélez Sarsfield (1997-1998) y alcanzó la cúspide de su carrera cuando asumieron en la selección argentina (1998-2004). Allí trabajó con varios sparrings que luego serían estrellas: Javier Mascherano, Maximiliano Rodríguez, Luis González, Andrés D'Alessandro, Pablo Zabaleta, entre otros.

Claudio Vivas también formó parte del cuerpo técnico de Marcelo Bielsa en la selección argentina
Claudio Vivas también formó parte del cuerpo técnico de Marcelo Bielsa en la selección argentina
Vivas debutó como entrenador de un primer equipo en Argentinos Juniors (2009) y también dirigió a Racing Club e Instituto de Córdoba. Sin embargo, retornó al puesto de asistente técnico de Marcelo Bielsa en 2011 en el Athletic Club de España. En 2013 asumió en el Sporting Cristal de Perú y un año más tarde lo hizo en la Sub 20 de la Selección de Chile. Aunque estos últimos fueron ciclos cortos, dejó una muy buena impresión.

En Banfield fue coordinador de juveniles y también técnico del primer equipo luego de la salida de Matías Almeyda, realizando una gran campaña al clasificar al equipo a la Copa Sudamericana 2016. Sin embargo, su mejor gestión en un club la realizó en Estudiantes de La Plata entre 2004 y 2007.

En el Pincha participó en la formación de jugadores como Guido Carrillo y Joaquín Correa, luego vendidos en 10 millones de dólares cada uno. También Pablo Piatti (U$S 8.200.000), Federico Fernández (U$S 3.000.000) y Marcos Rojo (U$S 2.600.000), ambos subcampeones del mundo en 2014.

Antes de su arribo a Boca, tuvo un paso fugaz por las divisiones inferiores de Independiente de Avellaneda. Fue contratado en octubre de 2016, pero en enero de 2017 renunció cuando asumió el nuevo entrenador Ariel Holan, con quien mantiene diferencias de su etapa en Banfield.


Fuente; Infobae