El adolescente de 13 años, hijo de Rodrigo el hermano mayor de la "Pulga", se desempeña en las juveniles del Atletic Sant Just y este último fin de semana se despachó con dos golazos

Muchas veces son necesarias varias horas de entrenamiento y dedicación para sobresalir en una disciplina, aunque en ciertas oportunidades el talento puede ser innato, casi una virtud que se lleva en la sangre. Este parece ser el caso de la familia Messi ya que, si bien todos conocen las cualidades de Lionel dentro de un campo de fútbol, su sobrino Agustín, de 13 años, parece asomar como un posible heredero de la Pulga.

El hijo mayor de Rodrigo Messi, uno de los hermanos del astro del Barcelona y la Selección, se desempeña en los equipos juveniles de Atletic Sant Just, un pequeño equipo de Barcelona donde vive el clan Messi, que milita en la Segunda División del fútbol de Cataluña.

Los dos goles de Agustín Messi para el Atletic Sant Just

Allí, el último fin de semana, el joven Agustín tuvo una actuación sobresaliente en la amplia victoria de su equipo por 9-0 ante el UE Castelldefels por la categoría Infantil. El sobrino de Leo anotó dos golazos.

Las imágenes fueron subidas por el padre del niño a su cuenta de Instagram. Allí se puede ver el primer gol, una volea de derecha que se clava en uno de los ángulos, mientras que el segundo es a través de un certero remate de tiro libre.

Ambas publicaciones no tardaron en hacerse virales rápidamente por la calidad de los tantos convertidos por el pequeño Messi. También se pudo observar como grandes nombres del deporte como Guillermo Coria le dedicaron sus elogios, al igual que Emanuel Biancucchi, primo de la Pulga y actual jugador de Newell's.

Agustín vive junto a su familia en Barcelona, muy cerca de su tío Leo (Foto:@rodrigo.messi10)
Agustín vive junto a su familia en Barcelona, muy cerca de su tío Leo (Foto:@rodrigo.messi10)
En octubre pasado, el propio Messi, quien había sufrido una fractura en el radio del brazo derecho, aprovechó su inactividad para acompañar a sus hermanos, Rodrigo y Matías, y a su padre Jorge, a presenciar uno de los partidos de su sobrino.

Habrá que esperar para ver si Agustín sigue los pasos de su tío y se convierte en una estrella de la pelota. Por ahora, continuará divirtiéndose junto a sus compañeros del equipo infantil, aunque sabe que el talento viene de familia.


Fuente; Infobae