El ex defensor mostró su preocupación por el rendimiento de Argentina en su debut en la Copa América, aunque pidió que la crítica no sea despiadada: "Están más rápidos que nosotros; nos chocan y nos llevan por delante"

 

La presentación de Argentina en la Copa América estuvo lejos de lo que marcaban las ilusiones: tropezó 2-0 ante Colombia y, más allá del resultado, fue el rendimiento lo que dejó más dudas. Oscar Ruggeri, bicampeón del certamen continental con el combinado nacional en 1991 y 1993, realizó su análisis sobre la presentación de la Selección en Fox Sports. Y aunque reclamó en reiteradas oportunidades que la crítica no sea extrema, su diagnóstico resultó descarnado.

El ex marcador central, campeón del mundo en México 1986, expresó: "Estoy preocupado por el rendimiento de Argentina, esperaba mucho más, más con los jugadores que tenemos, pero también preocupado por eso que había visto en los Mundiales. Hoy vi que están más rápidos que nosotros, que chocamos y nos llevan por delante, esa es un poco la preocupación", prologó su radiografía, en la que intentó incluir un llamado al aliento. "Vamos a calmarnos, tampoco tirar palo y palo, con la locura, porque ahí entra la duda general. Tenemos que apoyar para ver si podemos mejorar y clasificar", subrayó con énfasis, incluso peleándose con varios compañeros de panel durante su alocución.

Al hecho de la diferencia de velocidad, de intensidad física, le encontró una causa: la falta de planificación, los vaivenes en la organización. "A este nivel es muy difícil, no nos alcanza si no nos ponemos a trabajar en serio, necesitamos un equipo trabajado. No sé cuánto los tuvo este técnico nuevo a Colombia, pero no jugaba así Colombia. Y lo consiguió", apeló a la comparación para remarcar su punto.

"Hay que analizar por qué somos dominados y por qué en los mano a mano nos sacan la velocidad los demás. El segundo gol vino de un contragolpe", observó nuevamente la debilidad en la que mayor atención puso. Otro ítem en el que falló Argentina fue en la concentración: Duván Zapata definió ante el centro de Lerma partiendo entre los dos centrales, Germán Pezzella y Nicolás Otamendi, que quedaron obnubilados por la pelota y pierdieron a su marca. Una situación que el Ruggeri jugador jamás se hubiera perdonado.

"Es una derrota para todos, porque el primer partido siempre es importante par la motivación de los jugadores, del cuerpo técnico. Era el resultado importante para tener al equipo arriba y bien, pero otra vez pasó lo mismo", puso énfasis en el efecto que causa el debut en el ánimo de un grupo. Pero volvió a invertir en confianza en el plantel. "Quedan dos partidos, todavía se puede avanzar, se dan algunos resultados y se puede acomodar", cerró.

 

Fuente; Infobae