Barcelona incorporó para esta temporada a los brasileños Emerson (12 millones de euros) y Neto (26 millones), al holandés Frenkie de Jong (75 millones) y al francés Antoine Griezmann (120 millones), pero no se conforma y va por más.

 

Los catalanes quieren armar un "súper equipo" para ir en búsqueda de la esquiva Champions League, certamen que no conquista desde la temporada 2014/2015. Luego de ese título, los españoles fueron eliminados 3 veces en cuartos de final y en la última en semifinales, a manos del Liverpool.

Para dar un salto de calidad el nombre que más seduce es el de un viejo conocido: Neymar. La negociación no es sencilla, debido al elevado costo de su ficha y a la nula relación que existe entre Barcelona y el Paris Saint Germain. Por tal razón las tratativas las están llevando adelante varios intermediarios.


Según informa el diario AS, los azulgrana ofrecieron las fichas del brasileño Philippe Coutinho y el francés Ousmane Dembélé (dos viejos anhelos de los franceses) más 40 millones de euros para recuperar al brasileño.

Aunque el PSG está dispuesto a desprenderse del oriundo de la cantera del Santos, el jeque Al-Khelaifi desestimó la oferta. La intención del qatarí es la de recuperar los 222 millones de euros que pagó hace tres mercados. En un primer momento le aseguró a los intermediarios que no se sentaría a negociar por menos de 300 millones, una cifra que es inalcanzable para los brasileños.

Otro punto a tener en cuenta son los 36 millones de euros que gana por temporada Neymar. Aunque el medio español asegura que este punto no sería un impedimento, ya que el atacante estaría dispuesto a rebajar su ficha para volver a compartir la ofensiva con sus amigos Luis Suárez y Lionel Messi.

Durante sus cuatro temporadas en Barcelona, el delantero ganó Dos Liga de España, tres Copas del Rey, dos Supercopa de España, una Champions League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes.

Fuente; Infobae