Lo mereció todo el partido, logró abrir el desarrollo en el segundo tiempo. Con dos goles de Rafael Santos Borré, River derrotó 2-0 a Patronato y se metió de lleno en la lucha por la Superliga.

 

El planteo de los entrerrianos resultó exitoso en la etapa inicial, pero en la parte complementaria, cuando al Millonario se le abrió el arco y el circuito de volantes se aceitó, el dueño de casa volvió a mostrar su mejor versión, con media hora de alto vuelo. Y enhebró su segundo 2-0 consecutivo (el anterior; el triunfo ante Boca por la semifinal de ida de la Copa Libertadores.

Exhibiendo algunos de los atributos que lo transformaron en un equipo de temer, River, con apenas un cambio respecto de la alineación que derrotó a Boca por Copa Libertadores, impuso su presión y movilidad para arrinconar a un duro Patronato, humilde desde los recursos, pero con un plan bien aprendido.


Desde la conducción de Nacho Fernández, la trepada de los laterales y la intensidad de Suárez y Borré, generó un puñado de situaciones para ponerse en ventaja. Y en otras tantas acciones también falló en la resolución en los últimos metros, por una mala decisión, o porque los mediocampistas no dieron el paso al frente para sumarse cuando pedía la jugada.

A los 9 minutos, una combinación entre los delanteros no fue gol por poco; a los 11, el arquero Ibáñez se lució ante un tiro libre de Nacio; a los 25, el guardameta desvió un cabezazo de Borré, y a los 26 fue Martínez Quarta el que ganó de arriba, pero su intento se fue alto.

El Patrón, por su parte, intentó resistir con orden. Y, al recuperar la pelota, apostó a buscar grietas en la postura adelantada de de su rival, desde la astucia en lso movimientos de Tarragona, o mediante la trepada de Compagnucci por la derecha, a espaldas de Casco. Sólo con un cabezazo de Marín tras una pelota parada llevó algo de peligro.

Pero River encontró la llave de la profundidad en el inicio del segundo tiempo. A los 15, Suárez desbordó por la derecha y lanzó el centro atrás, que Borré envió al gol para quebrar la resistencia visitante. Y un minuto después, en la mejor acción del encuentro, el Millonario marcó el 2-0: Fernández combinó con Suárez, quien de taco tocó hacia atrás para De la Cruz. El uruguayo profundizó una vez más para Rafael Santos Borré, quien superó a Ibáñez y amplió el score.

A partir de allí se vio lo mejor del Millonario, con rotación, movilidad y voracidad. Tuvo varias chances para transformar la victoria en goleada, pero luego sacó el pie del acelerador y reguló. Alcanzó su quinto triunfo en el torneo y llegó a la línea de 17 puntos; sólo Argentinos Juniors y Boca están por encima de los dirigidos del multiovacionado Marcelo Gallardo. Además, el equipo está con chances de título en la Libertadores y en la Copa Argentina. El apetito del Millonario no disminuye...