Después de la derrota frente a Defensa y Justicia en el Nuevo Gasómetro, el entrenador del Ciclón dio un paso al costado y puso fin a su segundo ciclo en el club. Lo confirmó Matías Lammens, presidente de la institución de Boedo

Lo que parecía que iba a ocurrir minutos después de la derrota frente a Defensa y Justicia en el Nuevo Gasómetro, ocurrió menos de 24 horas más tarde. Juan Antonio Pizzi, que había regresado al club para cumplir su segundo ciclo al frente del primer equipo, se fue de San Lorenzo luego de dirigir 11 fechas por la Superliga y quedar eliminado en los octavos de final de la Copa Libertadores contra Cerro Porteño.

Después del 1-3 frente al Halcón de Florencio Varela, Pizzi le presentó su renuncia en el vestuario a Matías Lammens, presidente de la institución, pero el mandamás no la aceptó. Más allá de la decisión del club de mantenerlo en el cargo, el entrenador prefirió dar un paso al costado. El mal presente del equipo fue clave para su alejamiento: San Lorenzo perdió cinco de los últimos seis partidos que disputó por la Superliga Argentina, incluido el clásico contra Huracán en Parque Patricios.

“Hace un año que no se nos están dando los resultados. Vino Almirón, que es el entrenador que buscó Boca, la Selección, y después apostamos por Pizzi, que es un entrenador muy querido en el club. Trajimos a un técnico de la casa, que ya salió campeón con nosotros. Desde hace cinco partidos para acá, el equipo no estaba funcionando”, agregó el presidente del Ciclón.

Con respecto al futuro, Lammens también anunció que se juntará con Marcelo Tinelli, vicepresidente del club, para evaluar los pasos a seguir y buscar el nuevo director técnico que se hará cargo del plantel profesional. “Vamos a reunirnos para encontrar una salida lo más rápido posible”, dijo.

Hoy por la tarde, desde las 17, los jugadores se entrenarán de la mano de Diego Monarriz, que será el entrenador interino y quien dirigirá al Ciclón el próximo domingo frente a Independiente.

Después de haber sido el DT en la temporada 2012/2013, en la que se consagró campeón del Torneo Inicial 2013, Pizzi eligió irse del puesto de entrenador de la selección de Arabia Saudita -dirigió al seleccionado árabe en el Mundial de Rusia 2018- para cumplir su segunda etapa al frente de la institución de Boedo. El ex futbolista dirigió 13 partidos, 11 por la Superliga y la serie de octavos de final de Copa Libertadores frente a Cerro Porteño: terminó con cinco triunfos, dos empates y seis derrotas.


Fuente; Infobae