El capitán de la Selección arribó a Tel Aviv, donde afrontará el encuentro de la Selección frente a la Celeste. Fue recibido por el reconocido filántropo local Sylvan Adams

La Selección se encuentra concentrada en Israel, donde disputará su último compromiso del año en el amistoso frente a Uruguay en el estadio de Bloomfield. Luego de lo que significó el triunfo por la mínima diferencia ante Brasil en Arabia Saudita, la delegación liderada por Lionel Scaloni partió rumbo a Tel Aviv, donde se presentará a las cuatro de la tarde (horario argentino).

La expectativa por la visita del mejor jugador del mundo paralizó al país. Por lo tanto, cuando el avión albiceleste llegó a destino, una comitiva local aguardó la salida de Lionel Messi en la pista de aterrizaje. Daniel Benaim, CEO de Comtecgroup, y su socio, Ariel Ravar, junto con el multimillonario y filántropo canadiense-israelí Sylvan Adams, fueron los encargados de darle la bienvenida a la Pulga, al Kun Agüero y al resto de los jugadores.

Después de aterrizar en el Aeropuerto Internacional Ben Gurion, el equipo argentino se dirigió al Hotel Hilton, donde permanecerán durante su visita a Israel. El astro rosarino encabezó la expedición que aguarda por el clásico sudamericano, que tendrá como condimento adicional el enfrentamiento con su amigo del Barcelona Luis Suárez.


“Messi juega, pueden estar tranquilos”, aseguró Lionel Scaloni a los periodistas en Tel Aviv. El técnico, que indicó que también estará el Kun Agüero, añadió que el equipo se parecerá al que superó a Brasil en Riad por 1-0.


“Algunos jugadores están cansados, sin problemas físicos, pero cansados, por lo que esperaremos hasta el lunes al mediodía para definir completamente el equipo”, explicó el DT.

Por su parte, Oscar Tabárez, reconoció que estaba preocupado por el viaje, después de ver las imágenes de violencia del jueves entre Israel y militantes palestinos en la Franja de Gaza. “Estábamos muy preocupados, porque desde Montevideo, por ejemplo, nos mandaban imágenes de misiles que estallaban en el aire, y nosotros no tenemos experiencia en esto”, señaló el Maestro.

El partido se disputará casi un año y medio después de la cancelación del amistoso entre Argentina e Israel, que estaba pautado como preparación del Mundial de Rusia. Varios días antes del inicio de la Copa del Mundo, se anuló un encuentro que debía jugarse en Jerusalén, en medio de un clima de tensión luego de la decisión de Estados Unidos de reconocer a esa ciudad como capital de Israel e instalar allí su embajada, en ruptura con el consenso internacional.

Fuente; infobae