El defensor vuelve a préstamo por seis meses al Pincha: fue el encargado de convencer al Manchester United para que lo liberara

 

"Creo que hay cuestiones particulares de Marcos que influyen mucho, como mirar para La Plata y querer volver", expresó hace una semana Juan Sebastián Verón, y no se equivocó: Marcos Rojo volverá al fútbol argentino y será nuevo refuerzo de Estudiantes de La Plata. Fue Carina Olivera, la madre del defensor, la que se encargó de confirmar la operación, incluso antes que los clubes: "Y llegó el día, volvés a casa, cuánto tiempo soñando con este momento. Bienvenido a tu casa, a tu lugar, a los brazos de mami que tanto te extrañó. Te deseo lo mejor en tu vuelta a tu querido Estudiantes, que Dios te bendiga y te ilumine, te amo con el alma. Mami".

Tras confirmar la incorporación de Javier Mascherano, quien ya debutó con el Pincha en el empate ante San Lorenzo por la 17ª fecha de la Superliga, y cerrar otras llegadas de renombre como las de Martín Cauteruccio (Cruz Azul), Lucas Rodríguez (retornó de su préstamo en DC United) y Mauro Díaz (Al-Ahli), el presidente del León se retiró del libro de pases con una bomba. Después de nueve años en Europa, el defensor retornará al club que lo vio nacer.

El pase de Rojo pertenece al Manchester United, elenco al que llegó en 2014 y con el que tiene contrato hasta junio de 2021. Sin embargo, el zurdo de 29 años no tuvo mucho rodaje en el último tiempo: desde la temporada 2017/18 apenas participó de 27 encuentros entre Premier League, copas nacionales e internacionales. Esto provocó que perdiera consideración en la Selección, donde brilló de la mano de Alejandro Sabella en Brasil 2014. Así y todo, no fue sencillo cumplir con su voluntad. Es que si bien la institución británica estuvo de acuerdo con la posibilidad, quien le había puesto un manto de duda había sido Ole Gunnar Solskjaer, el entrenador. "No creo que se vaya. Marcos se ha lesionado, ha estado trabajando para regresar y ponerse en forma nuevamente. Por el momento, no me parece", había señalado. Sin embargo, el amor fue más fuerte.

"Tiene el foco en la selección argentina, conversando fue lo primero que me dijo. Tiene que ponerse bien y tratar de reinsertarse en un club importante como es el Manchester", había declarado Verón sobre el propio Rojo, por lo que su llegada a Estudiantes, además del sentido de pertenencia que tiene con el club, sería para poder recuperar su mejor nivel y volver a estar bajo la mirada de Lionel Scaloni.


De esta manera, el defensa acordó su llegada al Pincha por un préstamo de seis meses. Según trascendió, Rojo arribará al país este jueves y estampará su firma con la institución de La Plata para ya ponerse a disposición del entrenador Gabriel Milito.

Aquel jugador surgido de la cantera Pincharrata y con sangre albirroja se marchó del club en 2011 cuando pasó al Spartak de Moscú y luego tuvo un paso por el Sporting de Lisboa antes de llegar a los Red Devils. Rojo no solo volverá al club donde se forjó como profesional y levantó la Copa Libertadores 2009, sino que cumplirá uno de sus sueños que alguna vez comentó en sus redes sociales: jugar en 1 y 57.

"En el último clásico en 1 y 57 atrás de mi amigo el flaco Alayes, de alcanzapelotas estoy yo, qué chico era. Espero algún día volver a jugar en ese hermoso estadio", había posteado en su Instagram a mediados de 2015. Hoy, ese deseo se transformó en realidad.


Fuentte; infobae