Luego de vencer a Estudiantes en La Plata y volver a sacar una diferencia de tres puntos sobre Boca, el Muñeco se mostró exultante: “Me gustó que vinimos a esta cancha a ganar, no a especular: eso es un ADN nuestro”

 

River salió al campo de juego del Estadio Jorge Luis Hirschi de La Plata bajo presión. Boca, minutos antes, no había tenido problemas para golear a Godoy Cruz y alcanzarlo –al menos momentáneamente– en lo más alto del certamen. El equipo de Marcelo Gallardo sacó a relucir su “ADN” para no sentir la carga sobre la espalda: venció 2-0 a Estudiantes de La Plata y volvió a sacar tres puntos de distancia en las alturas cuando restan seis por disputarse.

El temple que mostró el Millonario fue motivo de elogio para el DT de la entidad de Núñez con una definición clara: “¡Tremenda personalidad!”. Esas fueron las primeras palabras que expresó el Muñeco en el campo de juego, todavía dominado por la intensidad del duelo que cerró la actividad dominical de la 21ª jornada de la Superliga.

“Es una cancha difícil y un rival duro que en los primeros 20, 25, 30 minutos nos propuso un juego físico. Supimos jugar ese partido, hicimos el gol y creo que en el segundo tiempo lo controlamos jugando como queríamos”, explicó el DT.

Gallardo aseguró que rescataba todo lo hecho por sus dirigidos en este juego y se mostró animado para la recta final: “Venimos jugando así y creo que el equipo sigue respondiendo. ¡Seguimos dependiendo de nosotros mismos y eso no nos pesa! Es un equipo que está acostumbrado a jugar este tipo de partidos. Me gustó que vinimos a esta cancha a ganar, no a especular: eso es un ADN nuestro”. Y agregó: “Jugamos con resultado puesto, nada más, pero con la intención que teníamos de ganar no nos modificó nuestro pensamiento”.


Para la próxima fecha, el DT no podrá contar con Rafael Santos Borré, quien alcanzó el límite de amonestaciones por una patada sobre Javier Mascherano. Gallardo recordó la polémica en torno al juego violento de River que se desató en las semanas previas y apuntó contra el Jefecito: “No sé si era para amarilla. Fue más exageración de Mascherano que otra cosa. Después de todo lo que se había hablado toda la semana creo que también se tuvo en cuenta eso. Pero me parece que no era para amarilla. Ahí jugó la experiencia de Mascherano. Me acuerdo que lo hice expulsar una vez haciendo lo mismo (NdR: River-Corinthians en 2006), así que es válido”.


“Somos prácticos. Cuando los rivales nos proponen un juego de poco espacio, de mucho contacto físico, somos prácticos. Entendemos cómo jugar esos partidos; y cuando nos dejan jugar, somos un equipo con muchas alternativas. Hay que saber tomar el entendimiento de momentos de partidos finales como estos. Ahí es donde resulta muy valiosa la asimilación de los jugadores. Del entendimiento de cada uno de los partidos, de las finales que nos estamos jugando. Venimos siendo un equipo sólido, que eso es lo bueno. Cuando tenemos posibilidad de jugar, jugamos. Y lo hacemos muy bien”, analizó. Al mismo tiempo, afirmó: “Hay que seguir hasta el final porque los demás también siguen ganando. Cada ves estamos mas cerca pero no hay que bajar los brazos hasta el final”.

Este escenario deja al Millonario en la cima de la Superliga con 45 unidades, tres más que Boca, cuando restan dos fechas para culminar el certamen. El próximo sábado, desde las 19.40, la entidad de Núñez recibirá en el Estadio Monumental a Defensa y Justicia nuevamente con el resultado del Xeneize puesto y con la posibilidad ya de ser campeón. Si no hay definición ese fin de semana, todo se trasladará a la última jornada: River irá Atlético Tucumán como visitante y Boca será anfitrión de Gimnasia de La Plata.

Fuente; Infobae