El 9 del Xeneize ingresó en el segundo tiempo y, gracias a una definición sobresliente, puso el 4-0 final para uno de los líderes de la Superliga

 

Cuando empezó el segundo tiempo, nadie pensaba que Boca podía completar una actuación tan contundente como la que mostró en el Cementerio de los Elefantes de Santa Fe. Pero en una ráfada de fútbol, el equipo que dirige Miguel Ángel Russo se aseguró el triunfo ante Colón y la chance de estirar la definición de la Superliga hasta la última jornada.

Pasados los 10 minutos de la segunda etapa, apareció Pol Fernández para abrir el marcador: el volante xeneize definió con categoría para poner al frente a Boca, que a partir de ahí buscó sentenciar el encuentro lo más rápido posible. Y lo logró en tres minutos de juego: a los 28’ gracias al tanto de Salvio tras una corrida de Sebastián Villa y a los 30’ con una nueva aparición del Tevez goleador, el nuevo puntero del torneo junto a River puso el 3-0.

Pero lo mejor de la noche estaba por llegar. Ya sin fuerzas futbolísticas y anímicas, los futbolistas del Sabalero igual intentaron ir por el descuento, pero dejaron muchos espacios en la zona defensiva, que Boca aprovechó a partir de la salida de sus dos laterales. Y justo el último tanto de la noche santafesino llegó por una asistencia/centro de Frank Fabra: el colombiano fue una de las figuras de la victoria del Xeneize.

Cuando restaban cinco minutos para el cierre del juego, Fabra realizó el envío para Wanchope Ábila, que ejecutó una tijera fantástica en el aire para estampar el 4-0 y sellar la goleada definitiva. “La practico mucho. Hice goles así en Huracán, en Cruzeiro. Pero acá con la forma que tiene de jugar Miguel (Russo) con las flechas que tenemos en los costados, la tenemos que empujar nada más”, dijo Ramón al final del encuentro en diálogo con TNT Sports.

El que se mostró muy feliz por la conquista de su amigo fue el capitán del club que tiene sede en la calle Brandsen 805. “Está muy metido en la semana. Creo que cada vez que ingresa lo hace con muchas ganas. Él busca sumar al grupo. Lo tuve que poner a dieta yo”, dijo Tevez.

“Entre él y la nutricionista me están muy atrás”, dijo entre risas el número 10. “Uno trata de aprovechar los minutos que juega”, agregó el jugador que se viste todos los partidos con la 9 de Boca.

A sus 30 años, y tras la salida de Darío Benedetto en 2019, Ábila se transformó en el delantero centro titular para Gustavo Alfaro, el ex DT del Xeneize. Pero con la llegada de Russo, la historia cambió: Carlitos y Franco Soldano es la dupla elegida por el entrenador campeón con Boca de la Copa Libertadores 2007, lo que relegó al punta cordobés al banco de los suplentes.

“Es un elección del entrenador. La respeto. La lucha que tenemos con Franco (Soldano) es muy sana. Es una gran persona y respeto lo que decide Miguel”, dijo Wanchope, que también remarcó que está impulsando un cambio en su alimentación para sentirse mejor dentro del campo de juego.

“Quiero demostrar que estoy a la altura de Boca y jugar acá por muchos años más”, concluyó el delantero que anotó su gol número 30 con la camiseta azul y oro.


Boca goleó a Colón en Santa Fe y estiró la definición del campeonato de Primera hasta la última fecha. A la espera de lo que sucederá con River, que este sábado recibe a Defensa y Justicia en el Monumental, el equipo de Russo se prepara para hacer su estreno en la Copa Libertadores: el martes se enfrentará al Caracas FC en Venezuela. Ya el próximo fin de semana, será local en la Bombonera del Gimnasia de Diego Maradona. Pero esa será otra historia.


Fuente; Infobae