El delantero se encuentra realizando la cuarentena en su país y junto a su representante tuvieron una iniciativa en la lucha contra el COVID-19

Mientras cumple con la cuarentena en su lujosa mansión en la Isla de Madeira (el plantel de Juventus reportó tres casos positivos de COVID-19; Daniele Rugani, Blaise Matuidi y Paulo Dybala), Cristiano Ronaldo no se mantiene ajeno a la pandemia de coronavirus.

Más allá de que sostiene sus sesiones de entrenamiento, hecho que quedó probado en la foto que publicó ayer su hermana, y de que difunde mensajes de concientización en sus redes sociales (como cuando les enseñó a sus hijos a lavarse las manos), el delantero, de 35 años, tuvo un gesto con Portugal que conmovió a todo el país.

El atacante de la Vecchia Signora, con asistencia de su representante y compatriota Jorge Mendes, donó el material para equipar dos salas completas de terapia intensiva en el hospital Santa María de Lisboa, con diez camas cada una, respiradores y monitores cardíacos.

Pero la solidaridad de CR/ también viajó hacia Porto, donde hizo entrega de 15 camas de UTI con los correspondientes respiradores y tecnología de última generación al hospital San Antonio.

"Queremos agradecer a Ronaldo y a Mendes por esta iniciativa tan útil en un tiempo en el que el país nos necesita a todos", rezó el comunicado del último centro médico citado, que reconoció la actitud del astro y su apoderado.

Tal es la gratitud de los profesionales de los centros, que las unidades nuevas en Lisboa y Porto llevarán los nombres de Cristiano Ronaldo y de Mendes. CR7 arribó a Funchal, la capital de la Isla de Madeira, el pasado 9 de marzo, luego del duelo en el que la Juventus le ganó al Inter por la Serie A de Italia, y que le permitió ubicarse en la cima de la tabla de posiciones con 63 unidades, una más que Lazio.

El objetivo de Ronaldo era estar cerca de su madre, Dolores Aveiro, quien sufrió un ACV antes de que se pronunciara la crisis en Europa por el coronavirus. Cuando estaba a punto de regresar a Italia,el plantel del conjunto de Turín entró en cuarentena debido a que Rugani dio positivo el test de COVID-19. En consecuencia, permaneció en su país para cumplir con el aislamiento social.

Portugal acumula más de 2300 infectados y 30 muertos por el coronavirus. Y Cristiano apostó a tenderle su mano a la comunidad que lo idolatra.


Fuente; Infobae