El ex lateral de Racing vivió una situación particular cuando se trasladó de la capital cordobesa a Villa María de Río Seco. Según las fuentes policiales, el defensor de la Selección contaba con el permiso para circular

 

Renzo Saravia (26), quien actualmente pertenece al Inter de Porto Alegre, fue denunciado por violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio que dispuso el Gobierno Nacional debido a la pandemia del coronavirus, y al menos 22 vecinos de la localidad cordobesa de Villa María de Río Seco tuvieron que ser aislados preventivamente.

El hecho ocurrió el jueves pasado, cuando el ex lateral de Racing se trasladó desde la capital de Córdoba hasta la localidad de Villa María en el departamento Río Seco -en el norte provincial- para visitar a su padre, quien contrajo la enfermedad. Según la información policial, en ese lugar tuvo contacto directo con una veintena de personas.

En tanto, por las redes sociales los vecinos denunciaron que el defensor compartió un asado junto a su círculo más íntimo, pero el comisario local, Andrés González, brindó declaraciones a los medios cordobeses y precisó que el futbolista tenía autorización de circulación para visitar a su padre, que padece problemas de salud, debido a la pandemia del virus COVID-19.

Según informó la prensa local, el jugador traspasó los controles por la Ruta Nacional 9 hasta llegar a la localidad de Villa de María del Río Seco sin mediar ningún inconveniente.


El Comité Operativo de Emergencia (COE), una vez que tomó conocimiento de la situación, activó el protocolo para el COVID-19 y resolvió poner en cuarentena a más de 20 personas que tomaron contacto con el lateral de la Selección, quien había arribado desde Brasil a principios de abril y cumple con el aislamiento obligatorio en la capital de Córdoba, donde regresó luego del incidente en su población.

La investigación está a cargo de la Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria de Córdoba, quien deberá determinar si la conducta de Saravia es compatible con los delitos contra la salud pública.

Surgido en Belgrano, el lateral fue transferido a Racing, donde se convirtió en uno de los pilares de la defensa que formó Eduardo Coudet en el título que consiguió la Academia en la Superliga. Su notable producción le abrió las puertas de Europa cuando emigró al Porto, pero sin demasiada continuidad en la entidad lusitana, el defensor de la Selección continuó su carrera en el conjunto brasileño que también dirige el Chacho.

Fuente; Infobae