El Pincha presentará una carta ante la Conmebol para que se abra una investigación en torno al caso de Ángel Cheme, quien disputó el certamen con una identidad falsa bajo el nombre de Gonzalo Chila

 

Hace unos días se dio a conocer un caso inédito en el fútbol ecuatoriano: Gonzalo Chila, ex jugador de Liga de Quito, entre otros, en realidad se llama Ángel Cheme y utilizó una identidad falsa -tres años menor que su verdadera edad- a lo largo de toda su carrera deportiva. Esta bomba explotó en todos los medios deportivos de Sudamérica y llegó hasta Estudiantes de La Plata, que decidió presentar una carta a la Conmebol para que se abra una investigación por la mala inclusión del volante en la Recopa Sudamericana de 2010.

Enterados sobre lo ocurrido, uno de los primeros en hablar al respecto fue Martín Gorostegui, vicepresidente del Pincha, quien el viernes pasado aseguró que la noticia cayó de sorpresa a la institución y que iban a estudiar el caso para ver de qué manera podían actuar.

De esta manera, durante el fin de semana la entidad platense, con Juan Sebastián Verón a la cabeza, tomó la decisión de elevar la queja la confederación madre del fútbol sudamericano que le retire el título y se le apliquen una multa a la institución de Ecuador, al mismo tiempo que se lo declare campeón al León y se le entreguen los premios correspondientes.

Si bien el estatuto de la Conmebol indica que se deben realizar los reclamos de irregularidades en las 24 horas posteriores al compromiso, Estudiantes se apoyará en el artículo 26 del reglamento, que establece una "suspensión que dure al menos seis partidos o un periodo determinado mayor a doce meses a toda persona que, en el ámbito de cualquier actividad relacionada con el fútbol, cree un documento falso, falsifique un documento existente o utilice un documento falsificado". También, se basarán en los artículos 7.1 y 7.3 que especifica que las consecuencias pueden ser una advertencia, apercibimiento, multa, devolución de premios y retirada del título.

Cabe recordar que este escándalo se dio a conocer en diciembre de 2010, cuando el propio Cheme recibió una suspensión por un año. Sin embargo, las nuevas declaraciones del jugador de 38 años revelaron que el mismo participó de los encuentros en la ida de la Recopa y de la Suruga Bank, certamen que el entonces equipo dirigido por Edgardo Bauza perdió ante el FC Tokyo por penales.

Cheme reconoció que desde Liga de Quito se enteraron de su situación en la previa de la cita en Japón, cuando el verdadero Chila se apareció en las oficinas de la comisión directiva con su cédula y reclamando un porcentaje de la transferencia que se iba a hacer con la ficha de su impostor por 3 millones de dólares. Y, a pesar de ya estar enterados al respecto, de todas maneras sumó minutos en ambos certámenes internacionales.


Fuente; Infobae