El piloto inglés, que terminó cuarto por una penalización en el Gran Premio de Austria, habló del día en el que le recomendaron no apoyar públicamente al ex jugador de la NFL Colin Kaepernick

 

El Gran Premio de Austria de Fórmula 1 tuvo un condimento especial para Lewis Hamilton. La carrera no solo significó la vuelta a la competencia luego de la pandemia de coronavirus, sino que fue la primera vez en la que los pilotos se arrodillaron para manifestarse de manera pública y colectiva contra el racismo. A pesar de que fue un gesto respetado por la mayoría, hubo seis corredores que se negaron a realizarlo.

"Yo les dije: 'Yo voy a hacerlo, pero ustedes hagan lo que sientan'. Estoy muy agradecido con aquellos que se arrodillaron conmigo. Creo que es un mensaje poderoso, pero que no cambiará el mundo. Esta es una cuestión mucho más grande en todo el mundo. Cada uno tiene el derecho a tomar sus propias decisiones, yo sentí que era correcto hacerlo", dijo Lewis Hamilton luego de la carrera.

El inglés fue uno de los máximos impulsores de este gesto. Sin embargo, aseguró que no les pidió a sus colegas que lo acompañen. Aunque evitó criticar directamente a Max Verstappen, Charles Leclerc, Kimi Räikkönen, Daniil Kvyat, Carlos Sainz y Antonio Giovinazzi -los seis pilotos que no se arrodillaron- expresó su decepción por su negativa a sumarse a la iniciativa.

En declaraciones recogidas por el diario The Guardian, el piloto de Mercedes recordó que hace unos años intentó manifestarse públicamente en contra del racismo y en apoyo a Colin Kaepernick, el ex jugador de la NFL que comenzó a arrodillarse en forma de protesta y que fue marginado de la competencia a raíz de esas expresiones. Hamilton aseguró que en aquel momento "fue silenciado", aunque no dio precisiones respecto de quién ejerció esa presión.

"Creo que (la de Kaepernick) fue una poderosa declaración. Luego él perdió su trabajo y era un gran atleta. Hablé con él hace unos años, luego de que eso ocurriera, durante el Gran Premio de los Estados Unidos. Me mandé a hacer un casco con una parte roja y el número que él utilizaba, pero fui silenciado. Me dijeron que me echara para atrás y que no lo apoyara. Hoy me arrepiento de eso, por eso es importante para mí hacer algo en estos tiempos", reveló el seis veces campeón del mundo, quien no anticipó si volverá a arrodillarse en la próxima carrera de Fórmula 1, que también será en Austria.

Asimismo, concluyó: "Nada de lo que hagamos es suficiente. Todos tenemos que hacer más. Ha habido mucha conciencia en las últimas semanas, no tenemos que dejar que esto muera en silencio y desaparezca".

Hamilton terminó cuarto en el Gran Premio de Austria. El inglés quedó fuera del podio por un incidente con Albon, lo que provocó una penalidad de 5 segundos. La victoria quedó en manos de Valtteri Bottas (Mercedes), seguido por Max Verstappen (Ferrari) y Lando Norris (McLaren).


Fuente; Infobae