El delantero de 21 años marcó el gol del triunfo para el Millonario en su segundo partido oficial con la casaca del club que le puso una cláusula de salida de 20 millones de euros

Marcelo Gallardo se le abrió un gran problema. Las citaciones a las selecciones y los diversos problemas de salud lo obligaron a improvisar una formación completamente distinta a la habitual. Con siete bajas, el entrenador apostó por distintos jóvenes y uno de ellos terminó siendo el gran salvador de River: Federico Girotti ingresó en el complemento y anotó de palomita para darle el triunfo sobre Godoy Cruz en Mendoza.

El atacante de 21 años es una de las grandes promesas del club de Núñez y comenzó el duelo en el banco de suplentes, a la espera de ser un relevo de Lucas Pratto, Matías Suárez o Julián Álvarez, los tres hombres de ataque que eligió el Muñeco. Girotti saltó a la cancha cerca de los 30 minutos del el segundo tiempo en lugar del Oso y en la primera pelota que tocó infló la red.

Fue un pelotazo de Fabrizio Angileri el que encontró a Suárez por el sector izquierdo. El cordobés desbordó y tiró un centro atrás para la irrupción de Girotti, que en el punto de penal se lanzó de palomita para poner el tanto de la victoria. Entre su ingreso y su grito, apenas pasaron 55 segundos.


El juvenil había hecho su debut en enero del 2019 cuando entró desde el banco de suplentes en una derrota 3-1 contra Patronato en el Monumental. Ese día reemplazó a Lucas Beltrán cuando promediaba el complemento. Luego jugó otros dos partidos en Copa Libertadores contra Deportivo Binacional (6-0) y Liga de Quito (0-3), siempre ingresando desde el banco de suplentes.

El futbolista de 1,89m renovó su contrato hace unos meses ya que tenía vínculo vigente hasta mediados del 2021. El Millonario lo extendió hasta diciembre del 2022 y para evitar una salida a Europa prematura le puso una cláusula de 20 millones de euros. Para ese entonces, se hablaba que los agentes del Torino de Italia ya habían posado los ojos sobre él e inclusive llegaron a ofertar 3.750.000 de euros para comprar su ficha, dinero que el club rechazó.

El muchacho de Acassuso llegó al club en infantiles y durante los últimos meses había tenido un interesante promedio goleador en la reserva. "En el último tiempo en inferiores hice bastantes goles. Me tocó la suerte de jugar con gente que me dio la confianza. A medida que un delantero va a haciendo goles, va sumando confianza. Le da un valor importante al juego, más allá que el gol no es lo único importante que tiene que hacer un delantero. Si no correr, ayudar al equipo; el delantero vive del gol, pero tiene que apoyarse en el equipo y dar una mano. Intento ser un jugador completo más allá del gol", señaló tras el partido donde anotó por primera vez.

"Es muy lindo hacer tu primer gol en primera, es algo hermoso que siempre soñé. Desde inferiores que uno sueña poder jugar acá. Es el sueño que todos los chicos quieren cumplir: llegar a primera y sostenerse. Es una felicidad enorme", reconoció el joven atacante que tuvo su bautismo en la red.

Girotti hoy vio abrirse una puerta en el plantel principal a raíz de las distintas bajas que acumuló Gallardo con los convocados a sus selecciones (Franco Armani, Gonzalo Montiel, Robert Rojas, Nicolás De La Cruz y Paulo Díaz), más la lesión de Nacho Fernández y el diagnóstico de coronavirus que se le realizó a Rafael Santos Borré.

El pibe reconoció que Gallardo lo ayudó a darse cuenta de las funciones que tiene que cumplir: "Lo dije hace tiempo: cuando estaba en inferiores no lo tenía, solo me conformaba con el gol. Decía listo, ya cumplí. Me fui dando cuenta con el tiempo, con las palabras del técnico, que no es solo el gol. Es estar, apoyar a los compañeros como hoy defendiendo la pelota hasta lo último, queriendo siempre ganar".


Fuente: Infobae