Otra vez con mucho espíritu maradoniano, el Templo xeneize se prepara para la revancha de los octavos de la Libertadores contra Inter.

.La Libertadores y la Bombonera son un combo único. Hay pocos estadios en los que se vive la Copa como en el estadio xeneize. Por su espíritu, por su mística, por su magia, pero también por la forma en la que sus hinchas lo viven, incluso ahora que no pueden asistir para brindarle ese efecto único, capaz de intimidar al rival más temible. Por eso, a un día del partido contra el Inter, el Templo ya se empezó a vestir de Copa.Otra vez, como ya pasó contra Newell's, el espíritu maradoniano estará presente con varias banderas en homenaje al Diez, uno de los grandes ídolos de la historia del club. Seguirá estando el "Diego eterno" arriba de los bancos, pero también otras banderas en honor a su gigantesca figura. Y a su dolorosa partida. Como una que simboliza, incluso, el sentimiento de todos los argentinos: "El pueblo no olvida a quien lo hizo feliz. Gracias Diego".

Además, junto al tradicional "Jugador N° 12 presente", este miércoles se exhibirá una telones gigantes tradicionales, pero diferente al de los últimos partidos. En este caso, el que muestra justamente todos los trofeos coperos que logró Boca. "La historia continúa... Y la escriben los que ganan", se lee.Es indudable que la Bombonera sin su público pierde esa esencia que la hace diferente a todos los estadios del mundo. Ya lo dijo Russo en estas horas: una de las cosas que más lamenta el técnico es que no haya hinchas en el Templo a nivel general y en estos partidos de Copa en particular. Por eso, son partidos de Copa diferente. Aunque su impronta, su respeto, su significado para el jugador de Boca y también para el jugador rival, se mantiene.

"La localía siempre influye, esta es una Copa atípica. En Porto Alegre vivimos otro escenario, los equipos argentinos y brasileños son los que viven la localía de otra forma. Hay que saber que depende de nosotros y ahora más que nunca. Ojalá pongamos tener el público de nuevo, pero no por este partido, por todos, lo necesitamos. Para que la vida sea más normal, más real. Ojalá que la gente pueda volver a las canchas, más para la vida del argentino que siente mucho el fútbol", fue la reflexión de Miguel, quien ya tiene el equipo definido para enfrentar a los brasileños.

De Rossi sobre Maradona: "Siempre se lo extrañará, nunca lo olvidaremos"
Por lo pronto, los hinchas buscan estar presentes de alguna forma. Y que así la Bombonera se vista de fiesta para esas noches que siempre la hicieron única: Boca va por el pasaje a los cuartos de final de otra Copa más. Y el Templo, claro, volverá ser testigo...


Fuente: Diario Ole