En las últimas vueltas el neerlandés superó al inglés, pero tuvo que devolverle el lugar. Red Bull le ordenó a su piloto levantar y no le permitió usar una alternativa para intentar ganar

 

La Fórmula 1 arrancó con todo su campeonato 2021. El Gran Premio de Bahréin tuvo muchos condimentos y la carrera se definió en el final en un mano a mano entre Lewis Hamilton y Max Verstappen. Podría haber sido para cualquiera de los dos y faltando tres vueltas hubo polémica porque el neerlandés superó al inglés, pero tuvo que devolverle la posición porque transitó por un sector prohibido para efectuar sobrepasos.

Ambos se repartieron la punta de la carrera. Hamilton recuperó el liderazgo luego de la segunda parada en los boxes de Verstappen. Si bien el inglés de Mercedes puso gomas duras y su equipo apostó a llegar al final con ese compuesto, su caucho se fue desgastando y el corredor de Red Bull se le acercó hasta que en las últimas cinco rondas la pelea por el triunfo fue mano a mano.

En el giro 53, Max atacó a Lewis en la recta principal con la aplicación del DRS, el sistema que mueve el alerón trasero y le entrega más velocidad al piloto que viene detrás. Al llegar a la primera curva, el heptacampeón mundial se abrió hacia la izquierda y se defendió bien, pero en la siguiente recta su rival se le puso a la par y al llegar a la próxima variante dio cuenta del de Mercedes, aunque transitó por una zona que es una extensión del circuito, pero donde no están permitidas las superaciones.

Verstappen recibió el mensaje de su equipo donde le avisaron que debía devolverle la posición a Hamilton, ya que caso contrario recibiría una sanción de cinco segundos. El neerlandés podría haber quedado primero y en los dos giros y fracción que quedaban, hacer la diferencia que le permitiera el triunfo a pesar de la penalidad. Sin embargo su escudería le ordenó cederle el lugar al británico, quien terminó ganando. Max acabo segundo a 739/1000.

Tal vez se confiaron en el ritmo del auto de Max y apostaron a que igual iba a poder sobrepasar a Lewis en las vueltas que quedaron, pero eso no pasó y el múltiple campeón pudo retener el primer lugar para ganar la carrera en el Autódromo Internacional de Sakhir.

Lo vivido en Bahréin fue un prólogo de lo que vendrá en la temporada 2021. Verstappen y Red Bull demostraron que fueron el piloto y el auto a batir en todo el fin de semana (dominaron los tres ensayos y lograron la pole positions). En el último año de la motorización de Honda, los fierros japoneses demostraron que siguen en alza y se ratificó por qué la escudería austríaca es la gran competidora de Mercedes.

Fue un triunfo muy trabajado por Hamilton ya que no le sobró nada. El piloto neerlandés es su gran oponente y el inglés la tendrá muy complicada para poder obtener su octava corona en la Máxima, poder superar por una a Michael Schumacher y ser el más campeón de la historia.

El inicio de la temporada 2021 fue muy prometedor y tuvo todos los condimentos: emoción, definición mano a mano, lucha abierta hasta el final y polémica.


Fuente, Infobaev