Independiente y Boca regalaron un entretenido encuentro Avellaneda. El encuentro correspondiente a la séptima fecha de la Copa de La Liga lo ganaba el Rojo con gol de Gastón Togni a los 25 minutos, pero en el complemento Carlos Zambrano puso el 1-1 final a los 10?.

 

Los primeros 45 minutos dejaron dos jugadas por analizar. En una de ellas, Patricio Loustau acertó en no dejarse llevar por los reclamos generalizados del local por un penal que no existió, aunque en la siguiente el juez y toda la terna arbitral tuvieron un error grosero por un doble pisotón sobre Sebastián Villa.

Por la gravedad de la acción, bien vale la pena comenzar por la falta sobre el colombiano. Ocurrió a los 36 minutos y en una disputa por la pelota en la mitad de cancha. Sebastián Villa cae al suelo y Juan Manuel Insaurralde primero le pisa la mano, al parecer de forma involuntaria, pero luego desplaza todo el botín derecho sobre la rodilla izquierda del delantero.

Grave error de Patricio Loustau y del cuarto árbitro Germán Delfino. Quienes los secundan como árbitros asistentes son Diego Bonfá y Cristian Navarro. No caben dudas de que la acción tiene total identidad de conducta violenta, por lo que la jugada debió sancionarse con roja directa para el defensor de Independiente.

La otra de las jugadas discutidas ocurrió cuatro minutos antes, pero esta vez la terna arbitral acertó. A los 32?, Boca jugó mal al achique (Zambrano dio el paso hacia adelante, pero Nicolás Capaldo no salió) y quedó muy mal parado en defensa. Un pelotazo aéreo preciso de Barreto para Sebastián Palacios, quien enganchó dentro del área y cayó por supuesta infracción de Zambrano.

Patricio Loustau no sancionó pese a los gritos del equipo local. En las repeticiones se ven cómo la sujeción no tiene identidad de falta, por lo que el Tucu Palacios se dejó caer por la propia inercia del cuerpo.


En el complemento, Independiente reclamó por una expulsión directa para Jorman Campuzano. Sin embargo, esta vez volvió a acertar Patricio Loustau, ya que la jugada era merecedora de amonestación.

Mientras que una de las últimas jugadas del partido fue el penal bien sancionado por el juez, aunque acá falló en no hacerlo patear nuevamente por el adelantamiento de Sebastián Sosa. De haber VAR, no caben dudas de que el disparo se repetía ya que el arquero tenía los dos pies fuera de la línea de meta antes de que Sebastián Villa pateara.

Fuente. infobae

 

 

Independiente y Boca regalaron un entretenido encuentro Avellaneda. El encuentro correspondiente a la séptima fecha de la Copa de La Liga lo ganaba el Rojo con gol de Gastón Togni a los 25 minutos, pero en el complemento Carlos Zambrano puso el 1-1 final a los 10?.

Los primeros 45 minutos dejaron dos jugadas por analizar. En una de ellas, Patricio Loustau acertó en no dejarse llevar por los reclamos generalizados del local por un penal que no existió, aunque en la siguiente el juez y toda la terna arbitral tuvieron un error grosero por un doble pisotón sobre Sebastián Villa.

Por la gravedad de la acción, bien vale la pena comenzar por la falta sobre el colombiano. Ocurrió a los 36 minutos y en una disputa por la pelota en la mitad de cancha. Sebastián Villa cae al suelo y Juan Manuel Insaurralde primero le pisa la mano, al parecer de forma involuntaria, pero luego desplaza todo el botín derecho sobre la rodilla izquierda del delantero.

Grave error de Patricio Loustau y del cuarto árbitro Germán Delfino. Quienes los secundan como árbitros asistentes son Diego Bonfá y Cristian Navarro. No caben dudas de que la acción tiene total identidad de conducta violenta, por lo que la jugada debió sancionarse con roja directa para el defensor de Independiente.


La otra de las jugadas discutidas ocurrió cuatro minutos antes, pero esta vez la terna arbitral acertó. A los 32?, Boca jugó mal al achique (Zambrano dio el paso hacia adelante, pero Nicolás Capaldo no salió) y quedó muy mal parado en defensa. Un pelotazo aéreo preciso de Barreto para Sebastián Palacios, quien enganchó dentro del área y cayó por supuesta infracción de Zambrano.

Patricio Loustau no sancionó pese a los gritos del equipo local. En las repeticiones se ven cómo la sujeción no tiene identidad de falta, por lo que el Tucu Palacios se dejó caer por la propia inercia del cuerpo.


En el complemento, Independiente reclamó por una expulsión directa para Jorman Campuzano. Sin embargo, esta vez volvió a acertar Patricio Loustau, ya que la jugada era merecedora de amonestación.

Mientras que una de las últimas jugadas del partido fue el penal bien sancionado por el juez, aunque acá falló en no hacerlo patear nuevamente por el adelantamiento de Sebastián Sosa. De haber VAR, no caben dudas de que el disparo se repetía ya que el arquero tenía los dos pies fuera de la línea de meta antes de que Sebastián Villa pateara.

Fuente. infobae