Los cuatro médicos forenses y los siete peritos de parte coincidieron, con algunas disidencias, que la muerte de la periodista y legisladora Débora Pérez Volpin fue "violenta", y que fue causada por una "perforación instrumental del esófago torácico".

 

Así lo dicen las conclusiones del informe final de la autopsia, a las que tuvo acceso Infobae, que el Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial firmó ayer y entregó a la familia de la víctima y al resto de las partes que intervienen en el expediente.

Los estudios están detallados en un documento extenso, de 63 páginas más 19 de informes complementarios. Las conclusiones están explicadas en 7 puntos, durante los cuales se resumen los trabajos hechos sobre el cuerpo de Pérez Volpin, quien murió el 6 de febrero pasado, mientras se le practicaba una endoscopía en el Sanatorio de La Trinidad, en el barrio porteño de Palermo.


Para los médicos y peritos, la perforación instrumental del esófago provocó la entrada de aire en sus órganos, técnicamente: neumodiastino, neumopericardio y neumotórax bilateral, y también efisema (penetración de aire) subcutáneo de cara y cuello.

Pérez Volpin también sufrió lesiones en el estómago, como consecuencia de un barotrauma intragástrico (diferencias de presión de aire). Para los expertos, esto se debió a "las maniobras instrumentales endoscópicas; de las maniobras de reanimación cardio pulmonar, o de ambas acciones".

Es por esto que el miércoles, Enrique Sacco, pareja de Pérez Volpin, y el abogado de la familia, Diego Pirota, acusaron en duros términos a La Trinidad y al endoscopista.

Según Pirota, el instrumentador "no vio el momento en que se produjo la lesión, que fue muy grave, y siguió el procedimiento", y "solo se dio cuenta cuando le avisa la anestesióloga cuando la situación de Débora ya estaba complicada, permitiendo el ingreso de más aire por la boca".


En su punto 3 de sus conclusiones, el informe confirma que Pérez Volpin llegó al sanatorio sin "patologías preexistentes" de causas inflamatorias, infecciosas y vasculares que, de haber existido, podrían haber contribuido con la muerte.

Es por eso que, en el punto siguiente, los peritos y forenses son concretos: "Los hallazgos de la autopsia permiten inferir que, las maniobras de reanimación básicas y avanzadas que se realizaron, eran las indicadas para el caso, si bien las mismas no fueron efectivas". Y aclararon en el mismo párrafo que "la gravedad de las lesiones, no permitieron revertir el resultado muerte".

Durante la conferencia de prensa que brindaron el miércoles en la Legislatura porteña, Pirota y Sacco apuntaron contra el endoscopista, contra las autoridades de La Trinidad, contra el juez Ghirlanda, que renunció esta semana, y también contra la anestesista.

Sin embargo, para el abogado defensor de la médica, Eduardo Gerome, el punto 4 desliga de responsabilidad a la mujer. "Indudablemente, el accionar de la anestesista, más allá de cualquier cargo que se le quiera hacer, ha quedado fuera de toda duda al no tener ningún cuestionamiento que le realicen los médicos forenses", comentó a Infobae el defensor, y adelantó que habrá nuevas pericias médicas para confirmar esta posición: "Esto va a quedar definitivamente demostrado en la pericia médica que se va a ordenar próximamente, donde se van a analizar todos los elementos que obran en la causa".

No obstante, para los médicos forenses Roberto Cohen, Alejandro Rullan Corna, Miriam Matoso y Héctor Papagni; y para los peritos Carlos Salguero, Carlos Sabano, Julio Ravioli, Cristina Lavolpe, Ernesto Daruos, Carlos Reyes Toso y Roberto Glorio, "la congestión, el edema pulmonar y encefálico son la expresión final de la falla cardíaca". En todo ese contexto, los especialistas concluyeron: "Fue una muerte violenta".

Aceptaron la renuncia del juez Ghirlanda, asume Bruniard

El Consejo de la Magistratura de la Nación aceptó este jueves sin debate el pedido de renuncia de Gabriel Ghirlanda, el juez que inició la causa por la muerte Pérez Volpin, y ratificó en su reemplazo al juez penal Carlos Bruniard.

Si bien la renuncia efectiva de Ghirlanda tuvo lugar el último 19 de marzo, el Consejo la confirmó este jueves en su reunión plenaria, por un plazo de seis meses o hasta que se designe magistrado en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 57, que subrogaba este juez.

En el pedido de renuncia, Ghirlanda sostuvo que dejaba el Juzgado 57, y por lo tanto sus expedientes, para concentrarse en un juicio oral pendiente.
Bruniard en tanto comenzó a entender en la investigación por la muerte de la periodista el 23 de marzo y dejó la investigación delegada en la fiscalía.

El abogado de la familia de Pérez Volpin, Diego Pirota, acusó el miércoles Ghirlanda de haber resguardado "los intereses de Galeno", la empresa que gerencia la clínica La Trinidad donde murió la periodista. Pirota agregó que analiza denunciarlo ante el Consejo de la Magistratura dado que, según su criterio, "no merece seguir desempeñándose en la función pública".


Por Fernando Soriano