Fueron acusados de realizar pintadas en la fachada de un comercio. Una versión asegura que fueron demorados en una comisaría

Tato Quattordio y Fausto Bengoechea, actores de Simona, quedaron envueltos en un confuso episodio policial el lunes por la tarde después de que un comerciante los acusara de realizar pintadas sobre la fachada de su local.

Las primeras informaciones daban cuenta de que los jóvenes habían sido demorados por la policía por hacer graffitis en un local comercial y que les labraron una contravención, según informó el periodista de policiales Mauro Szeta.

En Involucrados –ciclo que conduce Mariano Iúdica en América-, por su parte, detallaron que intervino la Fiscalía Penal Contravencional de Faltas número 7, a cargo de la doctora Andrade, porque se trataría de una infracción: ensuciar bienes.


Todo sucedió el lunes por la tarde en la previa del show que los actores realizaron junto a todo el elenco de Simona en la apertura de ShowMatch, de cara a la función especial que brindarán en el Luna Park, luego de la gira nacional.

Según pudo saber Teleshow –a través de fuentes cercanas a los actores-, el dueño del local se quejó al ver las pintadas, y efectivos policiales frenaron a Tato Quattordio y Fausto Bengoechea –el hijo de Alejandra Darín– porque estaban caminando por la calle y llevaban mochila. Los habrían considerado sospechosos de haber realizado los grafitis.

Siempre según esta versión, los efectivos policiales les habrían revisado sus pertenencias y al comprobar que no existía evidencia alguna, les permitieron seguir su camino.


Fuente; teleshow