El conductor del "Bailando 2018" se animó a un divertido desafío junto a Flavio Mendoza. "Volví a casa dolorido", admitió tras la publicación de la nota de Teleshow

Flavio Mendoza debutó en la pista del Bailando 2018 acompañado por su partenaire, Belén Pouchan. La pareja realizó una coreografía impactante mientras Karina La Princesita interpretaba el tema "One night only", de Jennifer Hudson.

Tras la performance, el coreógrafo y productor teatral le pidió a Marcelo Tinelli que se subiera a una bola gigante de espejos que fue utilizada durante el baile. El conductor se animó al desafío, a pesar de su miedo a las alturas.

Con gran dificultad pudo subir a la esfera y se sostuvo de la soga. Poco a poco, lo fueron subiendo. "No seas boludo, me voy a caer, (cuidado con) la dentadura, (llamen a) Braverman. ¡Están locos, pará! ¡Están los faroles!", gritaba el conductor.


"Pará, que me está apretando la parte de adelante, chicos", dijo, muy incómodo. Flavio estaba colgado de una soga y daba vueltas la bola gigante. "Pará que me mareo, no me gustan las tazas…", bromeó Tinelli.

Tras bajarse, el presentador de ShowMatch comentó que le dolía el ciático y preguntó si estaba el doctor Furman. "El año que viene puedo estar en Stravaganza, no se si quieren que esté cantando o bailando", agregó.

Cuando fueron las devoluciones del jurado, el creador del espectáculo Siddharta se emocionó hasta las lágrimas al recordar que se este lunes se cumplió un año de la muerte de su madre, Zulema Guasconi.

"Jajajajaja. ¡Volví a casa dolorido en todo el cuerpo por hacer todo eso! Se lo dejo a Flavio", comentó Marcelo Tinelli en su cuenta de Twitter tras leer la nota de Teleshow.

Fuente; Teleshow