Antes del estreno de la película La odisea de los giles, Ricardo Darín y su hijo, el Chino, dos de sus protagonistas, visitaron a Susana Giménez.

 

El reconocido actor es uno de los personajes que habitualmente van al programa de la diva, pero en esta ocasión la presencia de su heredero hizo que la noche sea más que especial.Como cada vez que se juntan, Darín y Susana, que fueron novios durante más de ocho años entre fines de los '70 y principios de los '80, protagonizaron una charla muy divertida. Por supuesto, no faltaron las viejas anécdotas. Y una de ellas los hizo reír a ellos tres y también a todos los presentes en el estudio.

Susana les mostró a los actores el video de un programa suyo, de hace más de 20 años, con una divertida "perlita". Allí se lo pudo ver a un joven Ricardo en una de sus visitas a la diva, acompañando, también, por su hijo, que tenía unos pocos años de vida. Junto a ellos estaba su perro, que ingresó con mucha confianza al estudio y no dudó en levantar una pata y hacer pis en el sillón donde se tenía que sentar la diva.

Este blooper sirvió como disparador para que la conductora recordara una vieja historia, con varios puntos en común con aquel video. Según su testimonio, cuando nació el Chino Darín, Ricardo la llamó a Susana para que fuera a conocerlo. "Cuando fui, lo tenían en el moisés. Yo dije: 'Ay, mi amor, ¡qué lindo!' Y él (por el Chino) levanta el pitito y me hace pis en la cara".

Mientras el joven actor se reía, su padre le dijo a Susana, con el humor que lo caracteriza: "¿Te das cuenta? El perro, el Chino… A mí por suerte no se me ocurrió hacerte una cosa así porque ya sería como una tendencia familiar".

Susana se esforzó para seguir hablando en medio de las risas. La charla estaba pasando por su mejor momento, pero como en la televisión el tiempo escasea, llegó la hora de despedirlos. Y Susana lo hizo manifestando lo que siente por ellos: "Los amo con locura. Espero que tengan un gran éxito, como el que siempre has tenido (a Ricardo) y el que empezás a tener vos (al Chino)".



La historia de La Odisea de los giles es una historia rural; el personaje de Ricardo es Fermín Perlassi, un ex jugador de fútbol de fama efímera quien, junto con su mujer (interpretada por Verónica Llinás) y su amigo Antonio Fontana (Luis Brandoni) se proponen recuperar una acopiadora de granos fundida y ponerla a trabajar como una manera de reactivar la economía del lugar y darle trabajo a la gente del pueblo.

El proyecto incluye armar una cooperativa con personas de todas las clases sociales: cada uno pondrá en el negocio lo que quiere y puede. La idea es generosa y posible de llevar adelante y, de hecho, resulta exitosa en lo que tiene que ver con recaudar los fondos para comprar el negocio. Pero, claro, hay un detalle: todo esto ocurre en 2001, el Apocalipsis está por llevarnos puestos y los canallas de siempre están ahí, esperando que se haga la hora de caerle encima a la gente de bien, que para ellos son los giles de siempre…

 

Fuente; teleshow