Flor Torrente fue una de las invitadas este domingo al living de Luis Novaresio en Debo decir. El periodista, en una charla distendida, quiso saber sobre cómo se encuentra Araceli González tras ser internada en terapia intensiva por una infección urinaria severa en los primeros días del mes de noviembre.

 

“Mi mamá está mucho mejor, por suerte. Estas situaciones de salud a uno lo desestabiliza muchísimo y le hace replantear un montón de cosas de la vida", dijo en su relato Flor. “Fueron muchas cosas que nos fueron sucediendo, en algún punto se alberga en nuestro cuerpo y en un momento sale afuera. Acá estamos para acompañarla y salir adelante”, continuó.

Inmediatamente, el periodista la introdujo en la disputa de la división de bienes que enfrenta Araceli con Suar. Y le consultó cuál fue su reacción sobre el comunicado que el productor hizo llegar a los medios.

“Lo primero que hice fue respirar para que el cerebro se oxigene y uno pueda sacar algo más inteligente del cuerpo que no sea lo visceral... Luego hice silencio porque hay cosas que no se pueden responder...", expresó la joven actriz.


“¿Por dolor?”, indagó Novaresio. “Por un montón de cosas y porque es un tema muy delicado y me parece que le pertenece a mi madre. Nosotros como hijos solo tenemos que acompañar”, respondió Torrente, que aclaró que no se sintió “sorprendida” ante el escrito de Suar.

“Él sabe perfectamente lo que pienso. Yo le pude decir cosas y otras no, pero no importa. Lo único que importa ahora es que la Justicia accione”, se encargó de remarcar la hija de Araceli sobre los hechos que afectaron en el último tiempo a su madre.

Con respecto a la disputa judicial, lo que Araceli González reclama es la venta del 5 por ciento de las acciones que Suar tiene de su productora Polka. “No sé hoy cuánto está el punto”, dijo en una reciente entrevista con Intrusos la propia actriz y agregó que “el juzgado le está dando un plazo de tiempo para que él lo pague”.

“Yo reclamo lo que me corresponde y confío en que la ley me asista. Todo lo que no se puede arreglar de manera armoniosa siempre es violento, porque infinidades de veces intenté hablar con su entorno, con gente que lo quiere mucho, con sus abogados, con sus socios. Les pedía por favor que tratemos de cerrar esto para que cada uno siguiera con su vida”, expresó González.

Según su palabra, la mayor disputa fue en 2017 cuando se vendió el edificio de Colegiales (sobre la calle Jorge Newbery) de la productora, que actualmente tiene sus instalaciones en Don Torcuato.

Ella venía de protagonizar Guapas (2014/2015) y Los ricos no piden permiso (enero - diciembre 2016) en Polka. “Me convoca porque yo había retrocedido con las medidas judiciales que veníamos manteniendo. Él me subestimó y pensó que con eso se terminaba, pero cuando terminé Los ricos no piden permiso, hubo una situación que me hizo estar un poco más lúcida (sobre la venta de la productora), hablé con mis abogados con la idea de que se terminara todo esto”, relató y agregó que Suar “nunca quiso hacer la división de bienes dentro de los marcos legales”.


Fuente; teleshow