Una parte de las audiencias busca en los medios no informarse, sino confirmarse. Nuestro compromiso es distinto. Nuestro compromiso es el de la realidad”, plantea Nelson Castro sobre los desafíos que encuentra el periodismo hoy.

 

Este lunes 10 el conductor desembarcó en Radio Rivadavia con Crónica de una tarde anunciada. "Estamos muy felices de haber llegado con la misión de reconstruir esa marca de tanta potencia, de tanta historia, y sacarla de esta destrucción que increíblemente vivió -dice sobre la emblemática emisora-. Para cada uno de nosotros constituye un enorme estímulo, un gran desafío y un gran compromiso”.

La radio tiene un lugar especial en la vida de Nelson. Su ingreso al mundo profesional fue el 11 de marzo de 1975 en Radio del Pueblo, y ha significado una pasión que aún hoy no pierde. ”Uno hace televisión y la disfruta, pero el encanto humano que tiene la radio es insuperable”, afirma el conductor, que cumple 45 años de profesión.


Luego de dos décadas al frente de El juego limpio, Castro entendió que el ciclo televisivo estaba cumplido. Lo mismo sucedió con la conducción del noticiero, y así surgió El corresponsal. "En la vida siempre me ha ido bien dejando estas zonas de confort en búsqueda de otras”, advierte. Y en esa búsqueda de nuevos desafíos Castro está terminando de escribir su próximo libro, que promete traer mucha repercusión y tal vez un acuerdo con una plataforma de streaming. “Es sobre la salud de los papas, de León XIII a Francisco. Es un tema del cual nunca se habló y que va a tener un hecho único porque Francisco habló de su salud física y mental”, adelanta el también médico neurólogo.

A solas con Teleshow, Nelson Castro analizó la actualidad política, social y económica del país. A continuación, las 15 principales definiciones de la entrevista que puede verse completa al pie.

El asesinato de Fernando Baez Sosa

—Lo que ocurrió en Villa Gesell es muy demostrativo de muchas cosas sociales. El después es peor que el hecho. Por supuesto se perdió la vida, eso es insuperable, pero esta falta de asunción de la culpa es propia de psicópatas. No es que estaban bajo los efectos de LSD, estaban perfectamente conscientes: se fueron a comer hamburguesas y a festejar lo que hicieron.

Alberto Fernández, el poder y los presos políticos

—¿Quién maneja el poder? Esa es la gran pregunta. Lo que ha pasado en estas horas ha reforzado el valor de esa incógnita. Lo que sucedió con esto de los presos políticos. La reunión del presidente con (Axel) Kicillof, al término de la cual sale (Sergio) Berni diciendo que en la Argentina hay presos políticos... El hecho de que la ministra de Seguridad de la Nación (Sabina Frederic) increíblemente tiene que ir a la provincia de Buenos Aires a negociar con Berni cómo van a hacer las cosas. A mí me llama mucho la atención que Alberto Fernández no se dé cuenta de eso. Es un hecho preocupante. Te confieso que no deja de sorprender que en forma tan abierta haya aparecido a dos meses de gobierno.

—No hay presos políticos en la Argentina. Hay gente que ha sido juzgada por los delitos que se le han adjudicado. Es para discutir el tema de las prisiones preventivas. Lo que hacen falta son condenas, pero presos políticos de ninguna manera los ha habido. Y te diría que a la luz de lo que fue todo el componente delictivo de la corrupción del kirchnerismo, y también el que ocurrió en el menemismo, hay muy pocos presos. Menem debería estar preso. Si esto lo dice De Vido, ¿qué va a decir De Vido? No tiene otra. Si lo dice Boudou, ¿qué va a decir Boudou? Pero que lo diga un ministro del gobierno de Alberto Fernández... Eso es preocupante y grave.

—Alberto Fernández no es un títere, no es el Cámpora de Perón. Ahora, habrá que ver si no siendo un títere y demás puede finalmente imponer lo que él quiere hacer. Y lo que está ocurriendo en estos días es inquietante.

—Si Alberto Fernández no buscara la reelección significa que ha habido una crisis dentro del peronismo. Eso es indiscutible. Si (en 2024) el candidato no es Alberto Fernández, va a significar que ahí hay una crisis latente, en ciernes, importante.

Cristina Fernández y su hija, Florencia

—Cristina Fernández de Kirchner tiene una personalidad patológica, esto está claro. Con un narcisismo, con una falta de asunción de sus responsabilidades que es notable. Se ve en todo momento.

—La foto con Florencia es una foto que habla. Demuestra que ninguna de las patologías que tiene Florencia Kirchner le impedían volver al país. Lo que esos certificados médicos han dicho en relación a que la hija de la ex presidenta no podía venir a la Argentina porque era riesgoso eran todas mentiras. Creo que ese es el valor que tiene.

—Como todo es a veces tan obsceno en un momento habrá alguna falta de mérito para la hija de la ex presidenta. No tengo dudas de que ella no ha sido partícipe voluntaria de los delitos, ha sido, entre comillas, víctima de su madre, que le mandó esos cinco millones de dólares a su caja, ha tenido que firmar papeles… ¿Qué va a decir un hijo ante el padre y demás? Eso demuestra cuál es la responsabilidad de los padres en cuanto a complicar a los hijos.

Mauricio Macri

—Si lo de Macri va a ser como ha sido hasta ahora, su rol futuro va a ser bastante secundario. La única chance que tiene Macri de volver es que a este gobierno le vaya mucho peor de lo muy mal que le fue a él. Y uno espera que no le vaya mal al gobierno.

—Macri ha representado una pérdida de una oportunidad fenomenal para la Argentina. Reconozco que ha tenido todo un componente republicano que no estaba presente en el kirchnerismo, pero la soberbia, la ineptitud y la miopía para enfrentar la realidad es una cosa que estremece. Escuchar a un hombre que se fue pensando que había hecho todo y que estábamos en el buen camino mientras la pobreza aumentaba, el desempleo aumentaba, la inflación aumentaba, habla también de un hombre afectado por el (síndrome de) Hubris. Un hombre que se creyó que él era el dueño de la verdad.
—Hoy el kirchnerismo ya sabés que está presente. Le pasó a Alberto Fernández en la gira. Hablaba el otro día con algunos que estuvieron con los empresarios alemanes, y la gente lo escuchaba y le decía: “Qué bien, pero está Cristina”.

—La economía no va a ser de fácil recuperación. Va a haber acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, eso va a ser indiscutible. Ahora, siendo eso una condición imprescindible, lo que después va a definir la reactivación de la economía son las inversiones. Macri arregló con los holdouts, una cosa imprescindible para el lanzamiento económico; no tuvo la lluvia de inversiones porque había una situación política que generaba desconfianza. Y esto es lo que tiene Alberto Fernández, y esto lo va a padecer.

—El 40% de votos de Macri, que es increíble para un gobierno que dejó los índices catastróficos que dejó, es producto de ese temor a Cristina. Que Alberto Fernández no haya ganado con el 54% ante los índices económicos que había indica claramente el temor que el kirchnerismo sigue generando.

La crisis económica

—La Argentina es la historia de un fracaso fuerte. Si la Argentina no establece previsibilidad en cuanto a acuerdos políticos importantes y duraderos, que aseguren que hay una línea que va a continuar y que mañana no viene el kirchnerismo, que es el gran cuco, para decir “ahora nos quedamos con todo”… porque hay alguna gente en la segunda línea del kirchnerismo que sigue teniendo ese pensamiento, si no pasa eso, seguiremos teniendo un país con pobreza y exclusión, sin ningún tipo de dudas.

—Si Alberto Fernández no logra en los hechos concretar esto de lo cual él habla, el vencer la grieta, podrá tener un gobierno un poquito mejor que el que pasó, pero la situación de penuria de la Argentina, con este nivel de pobres y exclusión que tiene seguirá, siendo la real


Fuente; Teleshow