El actor habló por primera vez después de que Érika Basile lo acusara de haber mantenido relaciones sexuales sin su consentimiento y aseguró que esta situación lo “perjudicó” laboralmente

 

A fines del 2019, Érika Basile denunció a Pablo Rago por “abuso sexual con acceso carnal” por un hecho ocurrido en el año 2015. Primero lo hizo mediáticamente en El Show del Espectáculo, por AM 1300. Y el 17 de diciembre se presentó en la Comisaría N° 11 de la Ciudad de Buenos Aires y dio lugar a una causa que quedó a cargo del Juzgado en lo Correccional y Criminal N° 54 a carago del Dr. Walter Candela, por la que el actor fue imputado. Sin embargo, el pasado jueves 19 de febrero, se conocieron los resultados de la pericia psicológica realizada a la actriz. Y, según el informe del Cuerpo Médico Forense, la denunciante no muestra “daño psicológico compatible con abuso sexual o violencia de género”.

Ante esta situación, el doctor Alejandro Cipolla, patrocinante de Basile, reconoció que era muy difícil seguir adelante con la demanda. “Las pericias dieron negativas. Nosotros firmamos 'en disconformidad’ porque entendemos que hubo irregularidades. Pero hay que ver cómo continuamos, porque sin pruebas y sin la pericia psicológica es imposible seguir con la causa”, aseguró el letrado.

Al momento, los abogados de Rago, Fernando Burlando y Alejandro Díaz, están esperando que se dicte la “falta de mérito” para que su cliente quede libre de culpa y cargo. Y le habrían sugerido al actror que no hiciera ningún tipo de declaraciones hasta que el caso esté terminado.

Sin embargo, abordado por la cronista de Confrontados, por El Nueve, Rago tuvo la deferencia de hacer algunas declaraciones al respecto. “Cuando tenga algo para decir lo voy a decir. No tenía nada para decir (antes). Siempre estuve tranquilo", aseguró el actor sin querer entrar en detalles.


Érika Basile había denunciado a Pablo Rago por
Érika Basile había denunciado a Pablo Rago por "abuso sexual con acceso carnal"
Debido a la repercusión mediática que tuvo esta denuncia y su decisión de no salir a hablar hasta tanto se expidiera la Justicia, Rago se perdió la Avant Premiére de El Robo del Siglo, la película de Ariel Winograd que protagonizó junto a Guillermo Francella, Diego Peretti, Luis Luque, Rafael Ferro, Mariano Argento, Fabián Arenillas y Juan Alari, ya que no quiso cruzarse con la prensa. Pero, además, se quedó sin trabajo, ya que el 6 de febrero iba a debutar junto a Miriam Lanzoni con la obra Maté a un tipo, en el Teatro Regina, pero luego de que se hiciera pública la demanda en su contra los productores decidieron cancelar la obra.

"Esto me perjudicó, pero voy a hablar cuando mi abogado me lo permita. No me pongas en un compromiso. En mayo voy a trabajar al exterior pero ya vamos a hablar y tener tiempo de explayarnos”, dijo Rago, quien después de este escándalo volverá a las tablas con la obra Casi Felices, que se presentará los días 3 y 4 de mayo en el Paseo Wynwood de Miami.

En su denuncia, Basile había relatado que había conocido a Rago en 2013 durante un rodaje en los estudios de Canal 9, y que a partir de ahí comenzaron una relación amistosa. Dos años más tarde, ella aceptó concurrir al domicilio del actor para mantener un encuentro íntimo en el que Rago, según el testimonio de la actriz, habría tenido prácticas que ella no había consentido. A raíz de este hecho, Érika aseguró que había quedado con secuelas psicológicas.


Fuente; Teleshow