El gobierno de Venezuela afirmó que el gran apagón que afectó gran parte de su territorio está siendo investigado como "un ataque terrorista" y que "se ha recuperado una parte del sistema eléctrico" tras varios días de incidentes producto de la emergencia.



En una comparecencia ante los medios de comunicación desde la Embajada venezolana en Madrid, el viceministro de Comunicación Internacional de la Cancillería venezolana, William Castillo, señaló que "ataques subsiguientes al ataque inicial" han impedido "la normalización de la prestación del servicio". 

"Estamos lidiando con esta situación. Se ha logrado parcialmente la restitución del servicio. Sin embargo, se reciben nuevos ataques que impiden la estabilización", agregó, antes de reconocer que "aún hay que arreglar una parte importante del sistema para lograr una normalización definitiva". 

Asimismo, sostuvo que el fenómeno es tratado "como un ataque terrorista que está bajo investigación".

"La más clara demostración de que se trata de una política de ataque es que, una vez que se normaliza el sistema, vuelve a suceder una nueva falla", agregó.

Castillo apuntó además que "el país está en calma", consignó la agencia de noticias Europa Press.

Por su lado, la vicepresidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Tania Díaz, destacó que "Venezuela tiene una organización popular significativa" y que "no hay situación de desorden público".

"Se está atendiendo la emergencia. Hay un Estado en pleno funcionamiento, con todas las instituciones, a cargo de la situación", subrayó.

Respecto de las cifras de posibles víctimas mortales registradas en el marco del apagón, que fuentes opositoras han llegado a elevar a 300, Castillo aseguró que "son parte del asedio comunicacional que sufre Venezuela".