Después de la reunión con los miembros de la CGT, Nicolás Dujovne anunció que convalidará subas de salarios 

 

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró hoy que "en las próximas horas" habrá novedades sobre las tratativas del Gobierno argentino con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en una rueda de prensa en la Casa Rosada tras reunirse con la CGT.

Qué dice el Fondo
El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que espera que su Directorio Ejecutivo se reúna "pronto" para analizar el programa de apoyo financiero a Argentina dado los "muchos progresos" registrados, aunque advirtió de que "el acuerdo no se cierra hasta que no se completa."

"Esperamos que el Directorio Ejecutivo, que tomará la decisión sobre el programa, se reúna pronto (...) Ha habido muchos progresos" en las conversaciones, afirmó Gerry Rice, portavoz del Fondo, en una rueda de prensa.

Avisó, no obstante, de que "el acuerdo no se cierra hasta que se anuncia".
"El objetivo es ayudar a Argentina a pasar este periodo particular y situarla en una situación más sólida que la actual", subrayó.

Rice evitó concretar sobre plazos y volumen total del plan de asistencia, que los analistas han situado por encima de los 30.000 millones de dólares y que podría ir acompañado de financiación adicional de otras instituciones como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Estamos siempre en modo alianza con otras instituciones", apuntó el portavoz sin ofrecer más detalles al respecto.

Asimismo, eludió comentar posibles efectos sobre las perspectivas de crecimiento para Argentina este año, estimadas inicialmente en el 2 % para este año, y sostuvo que no se está percibiendo "contagio" en otras economías de la región.

Aunque no está en la agenda oficial de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, el portavoz apuntó que es posible un encuentro con el presidente argentino, Mauricio Macri, este fin de semana en la cumbre del G7 en Canadá, en la que ambos participarán.

Las conversaciones comenzaron el pasado 8 de mayo cuando las autoridades argentinas hicieron la inesperada petición de ayuda al FMI.

En medio de la progresiva apreciación del dólar, el Gobierno argentino se vio obligado a inyectar confianza en los mercados y bajó la meta de su déficit fiscal del 3,2 % al 2,7 % en 2018 a la par que elevaba la tasa de interés del Banco Central al 40 %.

Estas medidas, sin embargo, no lograron detener la caída del peso y llevó a Buenos Aires a pedir un programa con la institución

El Directorio Ejecutivo del Fondo ya discutió el pasado 18 de mayo informalmente la solicitud de un programa de apoyo financiero "stand-by" de "acceso excepcional" para enfrentar la "volatilidad financiera significativa" en Argentina.