"La ruta del dinero K".

 

Pasadas las 9:30 arrancó el juicio oral y público por lavado de dinero proveniente de la obra pública durante la gestión del kirchnerismo, a cargo del Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4).
 
El detenido empresario santacruceño Lázaro Báez, sus cuatro hijos, su ex contador Daniel Pérez Gadín y su ex abogado Jorge Chueco, así como los financistas Federico Elaskar y Leonardo Fariña, todos presentes en la sala, son sometidos a partir de hoy al proceso denominado como la ruta del dinero K, en los Tribunales Federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro.
 
 
Pese a los intentos de la defensa de Báez por eludir el inicio de este proceso con el argumento de que debía definirse primero la situación de otros imputados en la causa –entre otras la de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner-, el primer debate oral y público contra Báez comenzará a ventilarse mañana en la principal sala de Comodoro Py, ubicada en el subsuelo.
 
Allí deberán estar presentes los 25 acusados y enviados a juicio en este tramo de la investigación, excepto Fariña, quien si bien se encuentra procesado en este expediente, está eximido de presenciar las audiencias por encontrarse bajo el programa de protección de testigos, explicaron fuentes judiciales.
 
De este modo, serán 24 los imputados que escucharán desde hoy en la Sala Amia de los Tribunales Federales de Comodoro Py las resoluciones correspondientes a la instrucción de la causa y, luego, sus defensas tendrán la posibilidad de hacer los planteos que crean convenientes, sobre los cuales deberán expedirse luego los miembros del Tribunal Oral Federal número 4.
 
Así quedará oficialmente iniciado el primer juicio oral y público contra Báez, en el que se ventilarán presuntas maniobras de lavado de dinero, que tuvieron como capítulo más resonante las escenas registradas en la ex financiera SGI, conocida como "La Rosadita", donde se vieron al hijo mayor de Báez (Martín) y a otros luego imputados en el caso, contando millones de dólares en una pequeña oficina.
 
Además de este hecho, las pesquisa también puso en la lupa la salida ilegal del país de millones de dólares provenientes de la obra pública, que eran justificados como gastos con facturación falsa, otro de los hechos que tendrá un lugar destacado en las audiencias que se sucedan desde mañana y hasta el fin del juicio, cuya extensión se estima en unos ocho meses.
 
El Tribunal a cargo del debate está integrado por los jueces María López Iñíguez, Adriana Palliotti, Guillermo Costabel y Rodrigo Giménez Uriburu, en tanto el fiscal en esta instancia del proceso es Abel Córdoba.
 
Por su parte, la oficina Anticorrupción, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Unidad de Información Financiera (UIF) intervienen en este expediente como querellantes.
 
En la sala de audiencias deberán estar presentes también, como acusados, los cuatro hijos de Lázaro Báez –Martín, Leandro, Luciana y Melina-; el ex marido de Ileana Calabró, Fabian Rossi; el hijo del detenido ex contador, Sebastián Pérez Gadín; y el presidente de Austral Construcciones –principal firma del grupo Báez-, Julio Mendoza, entre otros.
 
 

Fuente: Télam