La declaración de Carolina Pochetti, viuda del ex secretario del fallecido presidente Néstor Kirchner, generó movimientos en los tribunales federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro, hasta donde llegaron varios de los imputados de la causa de los cuadernos y algunos abogados defensores, con el objetivo de conocer, sin éxito, qué fue lo que dijo.

 

La declaración de la viuda del ex secretario presidencial Daniel Muñoz desató la intriga de todos los imputados en el tramo de la causa en la que se investigan las supuestas maniobras de lavado de 70 millones de dólares, pero por lo pronto permanece guardada bajo siete llaves.

 

Fuentes judiciales indicaron que el recelo con el que el juez Claudio Bonadio y los fiscales Carlos Rívolo y Carlos Stronelli preservan el contenido de la declaración de Pochetti estaría vinculado con la activación de una batería de medidas de pruebas tendientes a corroborar el destino del dinero investigado.

 

En el edificio de los tribunales federales de Retiro también fueron vistos hoy el ex secretario de Hacienda de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, quien pidió ser trasladado desde el penal de Ezeiza para reunirse con su abogado, el defensor oficial Gustavo Kollmann y la arrepentida agente inmobiliaria marplatense y supuesta testaferra de Muñoz, Elizabeth Ortiz Municoy, quien también visitó a Kollmann.

 

Campillo y Ortiz Municoy son defendidos por el mismo abogado y ambos lograron convertirse en imputados colaboradores o arrepentidos pero su suerte se diferencia en que el ex funcionario kirchnerista aún no logró conseguir su excarcelación.

 

El juez Bonadio se opuso hace dos semanas a dejar en libertad a Campillo después de aceptarlo como arrepentido, una decisión que su defensa apeló y que desde el viernes, con el fin de la feria judicial, comenzará a ser resuelta por la Cámara Federal porteña.

 

También se acercó a los tribunales del Retiro el abogado Diego Richards, defensor del detenido ex secretario de Cristina Kirchner, Isidro Bounine, quien intentó, sin éxito, acceder a la declaración de Pochetti.

 

 

Durante la mañana fueron trasladados al edificio de Comodoro Py 2002 los últimos detenidos de la causa: el abogado Miguel Angel Plo –ex defensor de Pochetti- y su yerno el también abogado Federico Zupicich.

 

El paso de Plo y su yerno por los tribunales fue formal: fueron llevados al juzgado de Bonadio para que desde allí se les diera ingreso formal al sistema penitenciario y luego los trasladaron al penal de Ezieza, donde quedaron detenidos bajo el sistema de Intervención para la Reducción del índice de Corruptibilidad (Iric).

 

Pochetti, Ortiz Municoy, Campillo y Plo son algunos de los principales acusados de participar del ocultamiento del verdadero origen de unos 70 millones de dólares que, según los investigadores, Muñoz sacó de la Argentina y movió en los Estados Unidos.

 

El vínculo de Pochetti con la causa de los cuadernos de las supuestas coimas por contratos de obra pública surge de que su fallecido esposo aparece de manera reiterada en los escritos del arrepentido chofer Oscar Centeno, quien trabajaba para el ex secretario de Coordinación del Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta.

 

En sus escritos, Centeno identificó a Muñoz como quien trasladaba bolsos con dinero a la Quinta de Olivos y al edificio de la calles Juncal y Uruguay, donde tiene un departamento la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

Fuente: Télam