El paro nacional docente convocado por la Ctera que comenzó ayer y se extenderá hasta el viernes, tuvo una adhesión dispar en las provincias en función de las distintas evaluaciones efectuadas por los gremios y los funcionarios de las carteras educativas de cada distrito.

 

En Neuquén, Misiones, Mendoza, Chubut, Tucumán y Santiago del Estero los gremios educativos no se sumaron a esta huelga decidida por la Ctera en un congreso realizado por esa central, mientras en la Ciudad de Buenos Aires, 15 de los 17 sindicatos aceptaron la propuesta salarial del gobierno porteño pero UTE y Ademys rechazaron el ofrecimiento.

 

En Chaco, los gremios se sumaron al paro de 72 horas de la Ctera en medio de una negociación salarial que continúa abierta y con el anuncio del gobernador local, Domingo Peppo, quien adelantó que "mejorará la oferta salarial" a los trabajadores de la educación. Según un relevamiento nacional, en la provincia la adhesión fue del 50%.

 

En Corrientes, el Sindicato Único de la Educación de esa provincia, confederado en Ctera fue la única entidad que convocó al paro, de un total de seis gremios docentes en esa provincia y su titular, Fernando Ramírez, dijo que la adhesión "supera el 50 por ciento".

 

La ministra de Educación correntina, Susana Benítez, sostuvo que "Corrientes, por décimo año consecutivo, empieza las clases en el territorio completo, en tiempo y forma, por un logro del trabajo conjunto con los docentes dado que la mayoría del arco gremial firmó el acta acuerdo del incremento salarial".

 

En Formosa, las clases comenzarán la semana próxima pero por ahora los gremios no discuten la posibilidad de convocar un paro, luego del anuncio de una suba del 42 por ciento dispuesto por la administración que encabeza Gildo Insfrán.

 

En la provincia de Buenos Aires, la adhesión a la primera jornada del paro de 72 horas convocado por el Frente de Unidad Docente bonaerense (FUDB) fue del 38%, de acuerdo al gobierno de María Eugenia Vidal y el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, ratificó que descontarán los días no trabajados a aquellos docentes que se plieguen a la protesta.

 

En Córdoba, los gremios estimaron que el paro de la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC) tuvo una adhesión del 70 por ciento, pero el Ministerio de Educación local estimó que un 23 por ciento se plegó a la medida de fuerza.

 

 

Los educadores públicos de la UEPC y los privados nucleados en el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) se movilizaron por el centro de la ciudad de Córdoba para confluir en el predio del Centro Cívico.

 

En Chubut, uno de los distritos donde se había logrado un acuerdo salarial en paritarias hace dos semanas, el paro de Ctera contó con un respaldo "dispar", según la evaluación que hicieron las autoridades de esa provincia. La ministra de Educación de la provincia, Graciela Cigudosa, dijo que "fue escasa" la adhesión al paro. Fuentes de esa cartera estimaron que "el nivel de ausentismo no llegó al 30 por ciento".

 

En Salta, las estimaciones oficiales dieron cuenta de que el paro tuvo un respaldo del 35 por ciento, en tanto que una marcha de docentes recorrió las calles de la capital de la provincia. El gobernador Juan Manuel Urtubey, inauguró el ciclo lectivo y el nuevo edificio escolar para una escuela.

 

La ministra de Educación de La Pampa, Cristina Garello encabezó la apertura del ciclo lectivo, mientras los gremios locales agrupados en la Ctera consideraron que la huelga tuvo un acatamiento del 95 por ciento.

 

Por otra parte los gremios que representan a los docentes jujeños reclamaron hoy por una "paritaria libre y sin techo" en adhesión al paro nacional de Ctera, en tanto el gobernador Gerardo Morales instó a esas agrupaciones a que "se sumen a este movimiento y no tiren para atrás", al dejar inaugurado el ciclo lectivo en Perico.

 

En tanto, en ciudades como Mar del Plata el Frente de Unidad Docente Bonaerense afirmó que el paro superó el 80 por ciento de adhesión.

 

Fuente: Télam