La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, admitió hoy haberse reunido una vez con el falso abogado Marcelo D'Alessio al principio de su gestión, sostuvo que tras esa entrevista quedó en evidencia que es un "trucho" y que, a su juicio, está "loco".



Al ser consultada en Santa Fe sobre D'Alessio, detenido en el marco de una causa donde está imputado el fiscal federal Carlos Stornelli por supuestas maniobras de extorsión y espionaje ilegal, Bullrich fue taxativa al señalar que "nunca tuvo ninguna relación" con su cartera.

Bullrich formuló declaraciones a la prensa tras la quema de casi 300 kilogramos de drogas en el crematorio del cementerio municipal.

"Lo recibí a D'Alessio una vez, al principio de la gestión, en el Ministerio de Seguridad junto con el subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico (Martín Verrier)", señaló la ministra, quien contó que su colaborador le dio una opinión negativa sobre el falso abogado.

"(En la reunión) D'Alessio habló de la metanfetamina, planteó fórmulas y una cantidad de cosas, y el subsecretario me dijo: 'Ministra, es un trucho. Así, concretamente, me dijo: más de Google no pasó", agregó Bullrich.

Bullrich agregó que "es una persona que nunca ha tenido ningún tipo de participación en el Ministerio de Seguridad, nunca ha tenido ningún tipo de lugar institucional y ningún tipo de información, y desde el primer día lo consideramos una persona sin condiciones ni capacidad para estar en el ministerio".

Al ser consultada sobre la relación de Marcelo D'Alessio con Carlos D'Alessio, Escribano General de Gobierno de la Nación, Bullrich dijo desconocer si son familiares.

"El Escribano General de la Nación no tiene ningún tipo de vinculación. A ver... no lo sé si es familiar, el Escribano General de la Nación está ahí hace 40 años", puntualizó.

Y agregó: "Lo concreto es que el Ministerio de Seguridad nunca tuvo ninguna relación, nunca le dio ninguna información, nunca lo consideró una persona idónea y cuando lo veíamos en los programas de televisión hablando de narcotráfico nos agarrábamos la cabeza, porque esta fue la definición que hizo nuestro subsecretario: es un trucho, y la que yo hice fue: está loco. Esas fueron las definiciones".

 

Fuente: Télam.