El precandidato a Presidente del kirchnerismo reiteró que el ex intendente de Tigre “está en la misma situación que todos aquellos que hasta acá no han llegado al frente que queremos construir: queremos que participe”

 

El precandidato presidencial del peronismo Alberto Fernández insistió hoy en que el líder del Frente Renovador Sergio Massa tiene en sus manos la decisión de sumarse al frente opositor que construye el kirchnerismo y destacó que "ahora hay que empezar a hablarle a la gente, convocarla, darle tranquilidad".

"Massa está en la misma situación que todos aquellos que hasta acá no han llegado al frente que queremos construir: está invitado, queremos que participe, que se sume, creemos que es importante, pero la decisión está en él", sostuvo el ex jefe de Gabinete.

Entrevistado en Radio 10, el precandidato a Presidente se refirió a la indefinición del tigrense y añadió: "He hablado muchas veces con él, le dije lo que creía, pero la decisión está en él. Ahora tenemos que empezar a preocuparnos por hablarle a la gente, convocarla, decirle lo que queremos hacer, darle tranquilidad".

Por otro lado, Fernández cuestionó a la Casa Rosada por "profundizar el odio" como estrategia electoral para polarizar con el peronismo que se encolumna detrás de la fórmula que integra con la senadora nacional Cristina Kirchner. "Al Gobierno lo único que le queda es profundizar el odio: es el verdadero promotor de la grieta. Es imposible pensar el país en donde cada uno tira para su lado", señaló.

Además, acusó al Gobierno de Cambiemos de estar integrado por "ladrones que a sus robos los llaman conflictos de intereses".

Su postura sobre el aborto

Fernández también se refirió al nuevo proyecto de ley de legalización y despenalización del aborto presentado esta semana en el Congreso, y consideró que habría que "sacar el delito de aborto inmediatamente", en vez de intentar legalizarlo, ya que analizó que "a veces, por ir por todo, te quedás sin nada".

"Siempre creí lo mismo. En la Facultad, en el año 84, tenía una cátedra que se llamaba ´El aborto: reflexiones acerca de la conveniencia de su castigo´. Ahí explicaba que castigar el aborto no era una buena idea", sostuvo el ex jefe de Gabinete.

El dirigente peronista señaló que "el movimiento feminista plantea la de máxima, legalizarlo", pero advirtió que "todavía el aborto es un delito". "Deberíamos sacar el delito de aborto inmediatamente, para terminar con la clandestinidad, que es la gran causa del daño a la salud, muerte femenina", manifestó.

Y analizó: "A veces, por ir por todo, te quedás sin nada. Tenemos que ir por partes. Estoy convencido de que el aborto no es un tema religioso, es un problema de la salud pública".

"Argentina está en un default encubierto"

Por otro lado, Fernández advirtió que "la Argentina está en un default encubierto", mientras criticó el "estrago económico de proporciones" que, según sostuvo, provocó el Gobierno.

El ex funcionario también se refirió al Índice de Precios al Consumidor (IPC), que según el INDEC fue de 3,4 por ciento en abril, mientras acumuló a lo largo del primer cuatrimestre del año un aumento del 15,6%. En ese sentido, cuestionó: "Festejan una inflación del 3 por ciento mensual. Estamos en un estrago económico de proporciones". Según su criterio, "a quien le toque llegar va a encontrar un país muy parecido al del 2003".

Fernández indicó que mantuvo un encuentro con integrantes de un fondo de inversión y señaló que les manifestó que "hay que pedirle a Macri que cambie" el programa económico "por la Argentina". En tanto, subrayó: "Los mercados financieros tienen un problema y temen no cobrar, pero más problemas tienen los argentinos que temen no poder sobrevivir".

Semanas atrás, había sido consultado sobre el crédito por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y había destacado: "Absolutamente todos estamos de acuerdo en que se debe pagar la deuda. Es un fantasma que alientan y que no está bueno. Le hacen un gran daño al país".

"Una característica que tuvimos nosotros fue pagar la deuda que ellos construyeron", había fustigado el precandidato presidencial quien también había puntualizado: "Nadie quiere déficit fiscal ni dejar de pagar la deuda. El problema es cómo lo hacemos".


Fuente; infobae