Con críticas al kirchnerismo, el precandidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto y los mandatarios de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, coincidieron en destacar la importancia de las próxima elecciones, al señalar que "definirán el futuro del país" y pidieron "no volver al pasado".

 

Los dirigentes del oficialismo se pronunciaron así durante la Cumbre de Juntos por el Cambio realizada en Parque Norte, de cara a la PASO que se realizarán dentro de un mes.

 

Pichetto apuntó, mencionándolos directamente, a los candidatos a Presidente y gobernador bonaerense del Frente de Todos, Alberto Fernández y Axel Kicillof: del primero criticó que de Venezuela sólo dijo que "hay un problema de índole institucional cuando en realidad murieron 7.000 personas por las fuerzas de seguridad de ese régimen".

 

Del segundo dijo que tiene una formación en "el marxismo" y los cuestionó por haber dicho que en un gobierno del Frente de Todos "se va a intervenir el mercado de cambios, o sea que va a haber cepo y una economía cerrada".

 

"En estas elecciones está en juego un modelo democrático o la vuelta de un populismo de perfil autoritario y también está en juego una visión del mundo, es decir una Argentina cerrada que no comercializa con el mundo o una Argentina integrada al mundo", señaló el senador peronista, quien hizo su debut en una cumbre partidaria del oficialismo.

 

Por su parte, Rodríguez Larreta, quien busca otro mandato, dijo que a Cristina Kirchner "la tienen escondida" en la campaña de Alberto Fernández y apuntó contra ese espacio al señalar que en la campaña se vio que "cuando hablan muestran la hilacha y se ven quienes son".

 

 

Y ante los dirigentes, exhortó: "En estas elecciones nos jugamos la vida, nos jugamos el país de los próximos 30-50 años.

 

Estoy convencido de que el país no va a volver atrás. Si hacemos las cosas bien ganamos".

 

En la misma línea, Vidal dijo que "en estas elecciones se define no volver al pasado, aunque se presente con caras nuevas", y aseveró: "No lo podemos permitir, es nuestra responsabilidad, es nuestro desafío. Depende de nosotros. Los argentinos se enfrentan a la elección más importante de la democracia después de 1983. Va a definir las próximas décadas y el futuro de nuestros hijos".

 

La gobernadora, y candidata a la reelección, además criticó al peronismo al señalar que en la provincia "nos querían hacer creer que teníamos que vivir en Chernobyl para siempre" y "la verdad es que había que empezar a cambiarla de una vez".