Lo definió el ministro Daniel Arroyo con los ministros de Desarrollo Social de todos las provincias. Las tarjetas que permitirán la compra de alimentos serán de $4.000 y $6.000, según la cantidad de hijos, y se recargarán todos los meses. Serán emitidas por el Banco Nación y habrá asistencia para ayudar a combatir la malnutrición infantil.

 

El gobierno nacional acordó hoy con los ministros de Desarrollo Social de todas las provincias la instrumentación del plan alimentario para reducir la pobreza en la Argentina y hubo una coincidencia unánime: la tarjeta alimentaria para paliar el hambre no podrá esperar hasta febrero, como se había evaluado, y se empezará a distribuir esta misma semana.

 

"El hambre de los chicos no puede esperar y necesitamos del apoyo de ustedes y la coordinación de las provincias con la Nación", les dijo el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, a sus pares de las provincias, en una reunión que se realizó en el piso 12 del ministerio por más de dos horas y media.

 

De esta manera, allegados a Arroyo confirmaron que el gobierno nacional ya coordinó con las provincias que esta misma semana se empezará a distribuir en todas las provincias la tarjeta alimentaria, que será de $4.000 para madres con un hijo en situación vulnerable y de $6.000 para aquellas familias que tengan más de un hijo. Esta tarjeta sólo podrá utilizarse para la compra de alimentos de la canasta básica y se recargará el tercer viernes de cada mes.

 

El presidente Alberto Fernández y el ministro Arroyo habían evaluado lanzar recién en febrero esta tarjeta alimentaria en el contexto del Consejo contra el Hambre. Pero hoy se decidió adelantar esa definición ya que, como dijo el ministro de Desarrollo Social ante los representantes de todos los gobernadores, "la situación de pobreza y emergencia alimentaria en la

Argentina es muy grave".

 

En el encuentro, Arroyo planteó trabajar "en forma federal y coordinada" en las políticas sociales. Así se definió que la tarjeta alimentaria que se empezará a distribuir esta misma semana y que llegará a unas 4 millones de personas en situación vulnerable será emitida por el Banco Nación. Ante el pedido de algunos ministros, también se aceptó la idea de que sean otros bancos provinciales los que, por cuestiones administrativas, puedan emitir esa tarjeta.

 

"Lo que nos pidió el presidente Alberto Fernández es hacer una gestión federal. Mi tarea como ministro es ir en ese sentido y llevar adelante una gestión abierta. Esta primera reunión es de carácter operativo", señaló Arroyo después del encuentro, donde presentó a su equipo que está conformado por Laura Alonso (secretaria de Inclusión Social); Emilio Pérsico (secretario de Economía Social); Gabriel Lerner (secretario de Niñez y Adolescencia); Alicia Soraire (secretaria de Abordaje Integral) y Gonzalo Calvo (secretario de Articulación Social); entre otros.

 

Durante la reunión, Arroyo también brindó precisiones sobre el funcionamiento de la Tarjeta de Alimentos que será puesta en marcha esta semana. También se abordó el sistema de créditos no bancarios, desendeudamiento, desarrollo local, vinculación de planes con trabajo, jóvenes e infancia, entre otros.

 

 

Por otra parte, en el encuentro se acordó que la entrega de la tarjeta alimentaria se dará en forma paulatina y se priorizarán las zonas más vulnerables en términos de índice de pobreza y emergencia alimentaria. Por caso, en el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, que registró un incremento del 40,8% del nivel de pobreza, se detectó la emergencia alimentaria del 9,8% en mayor medida en el conurbano bonaerenese, las provincias del norte del país y en algunos conglomerados pobres de las afueras de Rosario, Córdoba, Mendoza y Tucumán.

 

Arroyo acordó también con sus pares de Desarrollo Social de las provincias que habrá un trabajo conjunto de agentes de ayuda nutricional para conducir a los que reciban la tarjeta alimentaria hacia una dieta saludable y evitar la malnutrición infantil.

 

También se definió que cada provincia ajustará el plan alimentario de acuerdo con las realidades particulares de cada población y que este programa será monitoreado cada dos meses en reuniones con la Nación, similares a la que se realizó hoy.

 

Arroyo convocó a las 11 a los ministros del área de todas las provincias y se realizó una reunión de más de dos horas, donde la apuesta fue coordinar las políticas del sector y establecer pautas de un "gobierno totalmente federal".

 

En Chaco, fuentes cercanas informaron que se tiene previsto que el plan se implemente a partir de febrero, ya que se debe formar un padrón de beneficiarios.

 

Fuente: Infobae