El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que no hay "ninguna" posibilidad de que Argentina cumpla con el pago de la deuda al FMI en los vencimientos establecidos por el gobierno anterior y evaluó que, de hacerlo, se estaría "sumiendo a la economía en una postración absoluta".

 

"Quisiéramos destinar el dinero que está pensado al pago de la deuda a la reactivación de la economía, a sacar a la gente de la situación de crisis en la que está; por lo tanto si nosotros pagamos, aunque creo que igual no nos va a alcanzar, estaríamos sumiendo a la economía argentina en una postración absoluta", declaró.

El Presidente concedió hoy una extensa entrevista a radio Continental, en la que advirtió además que "no es la regla" adoptar una decisión como la tomada la semana pasada por la provincia de Buenos Aires, que le pagó a sus propios acreedores.

"Lo que ha pasado en la provincia de Buenos Aires no es la regla; eso sólo fue una excepción, un tema coyuntural; hubo que tomar esa decisión, no porque creamos que hay que pagar la deuda, sino porque creíamos que empezando la discusión no era bueno incumplir; la verdad es que objetivamente no podemos cumplir", subrayó Fernández.

Consultado sobre si un buen resultado en la negociación con el FMI podría allanar el camino para discutir luego con los bonistas, Fernández graficó: "Son dos caminos que se necesitan; no sé si se cruzan, pero sí se necesitan".

Concedió, sin embargo, que "los bonistas están muy a la expectativa de lo que el Fondo dice" y entendió que las tratativas con el FMI pueden convertirse en "una suerte de habilitador de una discusión distinta".

El Presidente volvió a resaltar la "respuesta de apoyo muy importante" que recibió de los gobiernos de Italia, España, Francia y Alemania en el marco de su reciente gira por Europa, en relación a las negociaciones con el FMI.

"En todos los casos pudimos contarles qué es lo que queremos hacer y qué necesitamos", relató en un tramo de la entrevista, en la que definió como "mucho más que productiva" a la gira europea. "Nos ayuda en un mundo globalizado estar dentro del mundo", concluyó el mandatario.

La entrevista, de poco más de una hora, atravesó múltiples temas y, entre otras cuestiones, el Presidente consideró necesario analizar y reformular el cuadro tarifario de los servicios públicos y puso reparos a las cláusulas gatillo de las paritarias, a las que consideró un "modo implícito de indexación".

También pidió "prudencia" en la discusión sobre la condición de ex funcionarios detenidos en causas por presuntos hechos de corrupción y afirmó que, en la Argentina, no hay "nadie detenido sin causa a disposición del Poder Ejecutivo", condición necesaria, indicó, para definir a un "preso político".

La relación con Brasil estuvo presente también en el reportaje y Fernández juzgó que Argentina no puede "soslayar" un vínculo con ese país vecino, ni tampoco "puede llevarse mal".

Dijo que las normas establecidas para la compra de dólares para atesoramiento y para el dólar turista "se mantendrán por ahora", y agregó que, aunque se trata de medidas que no le gustan, tampoco ve "una solución a ese problema".

Por último, aseguró que "no es un castigo" evaluar una rebaja al porcentaje de coparticipación federal a la ciudad, sino que se trata de "poner justicia".

Fernández argumentó que el gobierno anterior de Mauricio Macri destinó "19 mil millones de pesos en bienes inmuebles" al distrito porteño para que se realicen "emprendimientos inmobiliarios".

"Eso derivó en un perjuicio de las cuentas públicas de la Nación y de las provincias", concluyó, pero pidió "no entrar en un debate" y que sus palabras no suenen a "reproche".

Fuente:DiarioChaco