Si bien en la Cámara de Diputados se logró un acuerdo entre todos los bloques para avanzar en sesiones mixtas, lo que significa que se prorrogó por un mes el protocolo para sesionar virtualmente pero temas de "mayor envergadura" se tratarían en el recinto, el diputado nacional del PRO Fernando Iglesias exteriorizó su "total desacuerdo" con el documento firmado.

 

El acta de la reunión que se llevó adelante el martes, que cuenta con la firma de los presidentes de todos los bloques, aprueba la prórroga del Protocolo de Funcionamiento Parlamentario Remoto, mientras que también dice que "en caso de la solicitud por parte de un bloque político, a fin de proponer el tratamiento de un asunto con modalidad presencial y remota, la H. Cámara deberá arbitrar los medios para su realización, facultándose a la Presidencia para tal fin". Y agrega: "Las diputadas y diputados que integren grupos de riesgo de acuerdo a lo establecido por las normas de aislamiento social, preventivo y obligatorio podrán solicitar su participación remota, como asimismo las diputadas y los diputados que por nota fundada así lo soliciten a la Presidencia de esta Honorable Cámara".

 

A esta situación se llegó luego de que, vencido el protocolo de funcionamiento virtual, el interbloque Juntos por el Cambio insista en sesionar presencialmente, sobre todo para que temas como la reforma judicial no sean debatidos de manera remota, mientras que el oficialismo buscaba extender la modalidad no presencial. Finalmente se llegó a una especie de punto medio, donde se continuará con la manera remota, pero diputados podrían solicitar tratar algunos proyectos en el recinto.

 

Conocido esto, el que se expresó al respecto fue Fernando Iglesias, diputado nacional del PRO, quien dejó claro su "total desacuerdo en la prórroga del protocolo de sesiones virtuales que acaba de firmarse". Es que para el legislador, el acuerdo "establece un antecedente peligroso: el de diputados que por razones médicas pueden solicitar estar presentes virtualmente, garantizando un quórum virtual. Basta recordar el caso de Florencia Kirchner para entender el uso que pueden darle a esta prerrogativa".

 

En ese marco, analizó que "se vienen las sesiones "presenciales" no presenciales, con los diputados peronistas y kirchneristas logueados por VPN y quórum automático. Renunciamos así a una herramienta fundamental de la oposición: negar el quórum para evitar atropellos".

 

Iglesias criticó también el punto que habla sobre la posibilidad de que diputados propongan el tratamiento de un asunto con modalidad presencial, es decir que temas que estimen de mayor interés se debatan en el recinto. "La prórroga no establece por escrito sino por acuerdo verbal entre los presentes cuáles asuntos no pueden tratarse virtualmente. Confiar la Justicia y la República a la palabra de Massa es suicida, como se ha visto esta semana", expresó de manera contundente.

Por eso, manifestó que "si la situación sanitaria es tan grave como para no poder sesionar presencialmente, que el oficialismo retire la reforma judicial y sus proyectos abusivos. Si no lo es, queremos sesiones 100% presenciales, sin excepciones. Que Massa haga su trabajo y busque un lugar adecuado".

 

"Miles de trabajadores mantienen en marcha al país. Los diputados de la Nación deberíamos estar a su altura y celebrar sesiones presenciales, para eso hemos jurado sobre la Constitución. Eso cantamos cada vez que inicia una sesión en la estrofa final del Himno", agregó el legislador a su descargo.

 

Por su parte, tomando el acuerdo desde otras perspectiva, el que lo celebró fue el presidente del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri. "Celebramos que todos los bloques políticos de la Cámara de Diputados hayan aceptado el retorno de las sesiones presenciales para debatir los temas de mayor envergadura institucional. El esfuerzo de la semana pasada valió la pena", escribió en redes, destacando el punto 3 del acuerdo.

 

Pero justamente eso le valió más de un reproche, ya que varios expusieron que en el documento no quedó plasmado qué temas son esos de "mayor envergadura institucional".