El promedio de edad de los infectados ronda los 35 años, y en el brote anterior era de 40; sigue bajo el porcentaje de test para confirmar el virus, pero aumenta la positividad