Es, simplemente una casualidad, pero todo coincide: En vísperas Semana Santa, esta vez, como nunca antes, todo el mundo va adoptar la actitud de Poncio Pilato y se va a lavar las manos.

Con un alcohol en gel, el que tiene la suerte y el dinero para conseguir, o de un buen jabón antibacteriano.

Pero, en esta Semana Santa, todos somos émulos de Pilotos y nos lavamos las manos. Dando cumplimiento al mejor consejo que recibimos en estos días de parte de los profesionales médicos y de las autoridades que nos gobiernan.

Las autoridades nacionales, provinciales y locales decretaron cuarentena, total y absoluta, sobre las postrimerías de Cuaresmas para intentar contrarrestar los temibles efectos del Coronavirus.

En tal sentido, el gobernador Jorge Capitanich adoptó drásticas medidas que es respaldada, en un todo, por el intendente de Sáenz Peña, Bruno Cipolini.

El gobernador decretó el aislamiento obligatorio y el cierre de las fronteras del Chaco.

((( Es una pregunta de un ciudadano ignorante, leguleyo en estas cosas: ¿ Puede el estado obligar a recluirse en su morada a un ciudadano en cuarentena sin que esté confirmada enfermedad alguna? Puede un gobierno provincial cerrar las fronteras de una provincia ? Capitanich lo hizo ..!!! )))

Por eso, ante el desconocimiento de las cuestiones legales, opto por la pregunta.

¿Dónde queda el derecho constitucional de la libertad ( por la cuarentena) y de transitar, libremente, por el país siendo Argentino o foráneo, porque nuestras leyes son generosas.

No es mi intención, a