Se trata de Natalia Martínez Guarino, una de las últimas personas imputadas por parte del fiscal federal Patricio Sabadini en la megacausa por lavado de activos que tiene como principales investigados a Aída Ayala y Jacinto Sampayo. Su abogado, José Ballesta, presentó este lunes ante la jueza Zunilda Niremperger documentación para acreditar el pedido de detención domiciliaria por haber sido madre hace 45 días. 

 

Ésta causa investiga supuestos manejos ilícitos al momento de otorgar la concesión de la recolección de basura a la firma PIMP S.A. en el 2014 y el delito que se le imputa a Martínez Guarino es lavado de dinero agravado por habitualidad, ser miembro de una banda, en calidad de Partícipe Necesario (art. 303  del Código Penal, inc. 2), apartado a) del Código Penal). Según la Fiscalía, la imputada integró “un grupo de personas destinado a beneficiarse con fondos municipales a través de la concesión de servicios públicos a un cartel de empresas con un alto índice de sobreprecios”.

Ballesta contó que tras anoticiarse sobre la imputación, presentaron el pedido de domiciliaria para la mujer y que “el fin de semana el fiscal Sabadini deslizó que iba a pedir que se acredite este pedido”, por lo que el abogado dijo que se adelantaron y hoy acercaron lo necesario. 

“Se trata de toda la documentación de que hace 45 días fue mamá y las dificultades que tiene para trasladarse”, indicó y detalló que “se adjuntó  el protocolo quirúrgico, la constancia de que las paredes abdominales todavía están débiles, se puso a disposición también el informe del servicio social del caso para que pueda corroborase esto y continuar a la espera a en su casa con su  bebé”.

Y fundamentó el pedido en que “es un derecho del niño y de la mamá por la circunstancia en la que está”.

 

Sumó que “el parto que fue el 22 de febrero y hay una cesárea anterior por lo que las paredes del útero continuaron con debilidad, esto cuesta que cicatrizar bien por eso todavía lleva la faja”.

Fuente Diario Chaco