El pan en Resistencia ya se consigue a $40 el kilo, y también a $50, según la panadería. El precio difiere de acuerdo a la materia prima que utilicen.

 

La bolsa de harina pasó de ocupar una quinta parte a un tercio de los costos. De los $280 que valía -una bolsa de 50 kilos- en diciembre ahora cuesta $580.

El aumento fue confirmado por Diego Ballesta, del Centro de Industriales Panaderos del Chaco quien definió a la situación del sector como “muy difícil”. Explicó que el aumento ya se debía dar hace más de 15 días, pero que ellos prefieren no modificar hasta no saber con precisión los datos de oferta, demanda, costos de insumos, producción y posterior venta, que reconoció “disminuyó”.

Por consiguiente, la menor producción debido a la disminución de la demanda del pan lleva a que el producto encarezca.

“Hay mucho temor en nuestro sector por el tema de la pérdida de ventas como consecuencia de elevar los precios, así que hasta que no estamos bien seguros realmente de los costos y de que empezamos a perder plata no queremos aumentar”, dijo en declaraciones a Chaco TV.

Ballesta precisó que los costos fueron establecidos en el Centro de Panaderos, y “nos da alrededor de $36 el kilo, como base, pero en algunos caso es más según el tipo de pan y materia prima que se use”. “No había otra alternativa que hacer un aumento”, añadió y recordó que ya hubo dos aumentos en lo que va de 2018 –en enero y marzo-.

“Pero –reconoció- este es el aumento más fuerte que se da a consecuencia del elevado incremento del precio de la harina que viene sufriendo mensualmente por lo menos tres aumentos mensuales”, dijo.

Dijo que el aumento es entre un 10% y 15%, según la panadería, y aclaró que en Resistencia –según la ubicación de la panadería, el valor de la mercadería que utilice, la materia prima, la estructura de costo que utilice, y los empleados que tenga “el precio está entre $40 y $50 el kilo”, manifestó y explicó que “es un precio para que el pandero tenga un poco de rentabilidad”.

El aumento también se da en otros panificados como bizcochos y facturas. Los costos que influyen en la baja rentabilidad es el aumento de los servicios, los costos de los empleados y el precio de la harina.

Fuente:DiarioChaco