Luego de dos días de la medida de fuerza, estudiantes de la UNNE decidieron levantar la toma en la Facultad de Humanidades pero continúan en asamblea. A través de un comunicado, los alumnos expusieron sus argumentos y repudiaron nuevamente el accionar del decano durante la ocupación.

 

EL COMUNICADO

La asamblea de estudiantes autoconvocadxs decidió finalizar las 48 horas de ocupación de la Facultad de Humanidad de la Universidad Nacional del Nordeste. La decisión fue tomada en una asamblea horizontal y democrática en la que participaron estudiantes de todas las carreras de Humanidades; alumnxs de la carrera de Artes, Diseño y Ciencias de la Cultura; Ingenieria, Arquitectura; representantes de la Coordinadora de Carreras en Defensa de la Educación Pública de Corrientes y docentes.

Esta asamblea en un principio fue impulsada por estudiantes de Humanidades; sin embargo, durante la toma se convirtió en un espacio autogestionado por compañerxs de diferentes facultades que se encuentran organizados en asambleas de bases y en una Coordinadora que nuclea carreras con sedes en la ciudad de Corrientes. Este hecho transformó el devenir de la situación y nos empodera para accionar de manera conjunta en diferentes espacios públicos. Además, convocamos a todxs lxs sectores que componen la sociedad a movilizar en una nueva marcha multisectorial en repudio al aumento de precios, los despidos masivos y la eliminación de los ministerios lo cual implica recortes directos en el presupuesto de áreas como educación, salud, trabajo, desarrollo, cultura y técnica. Igualmente, en este comunicado y con el cuerpo repudiamos el asesinato de Ismael Ramirez por parte del Estado.

Es evidente que la realidad social irrumpió en la Universidad de forma contundente a través de numerosas asambleas, la realización de clases públicas, vigilas culturales, grupos de estudios, conversatorios, ollas populares, proyección de películas e intervenciones artísticas. Estos lugares de resistencia confluyeron en poderosos espacios de afecto donde el compañerismo, la solidaridad y la empatía articularon la unión que todas las luchas necesitan para que los sujetos se impregnen de rebeldía.

 

Consideramos importante resaltar que a través de la toma nos reconocimos, hermanamos y sororizamos entre todxs. Esta situación generó espacios de contención entre docentes y alumnxs, así como también fue un momento de encuentro que abrazó a todxs nosotrxs.

Finalmente repudiamos el accionar del decano de la facultad de Humanidades, Aldo Lineras, que desde el principio intentó deslegitimar el accionar pacifico de lxs estudiantes en la ocupación del espacio público que tenía por objetivo visibilizar el conflicto presupuestario por el que atraviesa la Universidad a la que él afirma “defender”.

¡Abrazamos a todxs lxs compañerxs que ponen el cuerpo en todo el país en defensa de la Educación, Pública, Laica, feminista y Gratuita!