Ocurrió en la madrugada del domingo, luego de cerrar el carrito de comidas ubicado en Avenida 2 y calle 17 en la ciudad termal.

 

El propietario del local de comidas manifestó que tomó conocimiento por un vecino del lugar que la puerta de su local comercial estaba abierta.

En su denuncia dejó constancia que se retiró del lugar a las 01.30 de ayer, cuando dio por finalizado su día laboral, dejando puerta de acceso con candado. Luego a las 04:00 de la mañana un vecino le avisó que la puerta de acceso del local se encontraba abierta. Al llegar al lugar constató una suma de dinero faltante de entre $ 65.000 a $ 70.000, discriminados en billetes de $ 500 y $ 100 y dos teléfonos celulares, aunque no recordaba la marca.

 

Dijo que en el lugar no hay  cámaras de seguridad y tampoco fundó sospechas sobre los posibles autores. Se labró acta constatación con Criminalística.