En el dia de ayer por la mañana un particular suceso ocurrió en el domicilio particular de la jueza Rosana Glibota, donde además su esposo tiene domicilio constituido como abogado particular.

 

Según averiguaciones de Diario Chaco, un oficial de justicia llegó al domicilio personal para entregar una notificación de un juicio que lleva adelante el esposo de Glibota. En el lugar trabajaba un pintor.

 

El oficial de justicia tocó timbre y fue atendido por una empleada doméstica y en ese momento, intempestivamente tiró una sustancia urticante, la cual se cree que es gas pimienta.

 

Ese líquido afectó a los dos trabajadores personales de Glibota y, según se pudo saber, la empleada doméstica tendría una reacción alérgica en la piel.

 

“Es un episodio muy confuso, lo único que creemos que pudo haber pasado es que el oficial de justicia se haya asustado al ver el perro doméstico de la casa”, dijeron a este medio.

 

 

De todas maneras, se están llevando a cabo las investigaciones pertinentes para despejar todas las dudas. El caso quedó bajo la órbita de la fiscal Liliana Luppi.

 

El trabajador del Poder Judicial fue reconocido, pero no quisieron aportar sus datos para no exponerlo.

 

Cabe destacar que Glibota es jueza de la Cámara del Crimen N° 2.