Cuando efectivos policiales acudieron en auxilio de empleados municipales que fueron agredidos por un joven que tenía en su poder una tumbera, también terminaron siendo víctimas de un ataque.

 

El hecho se registró en el dia de ayer por la mañana afuera del local bailable ubicado en calle 3 entre 10 y 12 de la "Termal". Los agentes fueron alertados de lo ocurrido con el inspector municipal. Cuando la policía intentó identificar al supuesto agresor, este sacó un arma de fuego de fabricación casera y golpeó al cabo de policía en el rostro, hecho por el cual intervino otro uniformado abalanzándose sobre el joven cayendo ambos al suelo. 

 

Allí comenzó un forcejeo y en ese momento  una multitud rodeó al personal policial lanzando golpes de puños y patadas, como así también al móvil policial.

 

Tras la gresca, el cabo logra llegar hasta su móvil, pidió refuerzos y arribaron varios móviles. Los jóvenes que participaron de la golpiza a la policía, al ver llegar a mas patrulleros se dispersaron en diferentes direcciones. No lograron identificarlos.

 

Tras el incidente, personal policial y el detenido presentaban lesiones por lo que fueron trasladados hasta la guardia del hospital local.

 

El joven armado acusado de iniciar el pleito fue identificado como J.L. A. de 15 años quien examinado por médicos de la guardia diagnosticaron que presentaba traumatismo múltiple, traumatismo cerrado de tórax. Quedó internado en observaciones.

 

 

Los efectivos policiales fueron examinados por el médico de guardia, un agente presentaba contusión con gran edema en labios con lesión en mucosa bucal; traumatismo contuso con escoriación en miembros superiores y ambas rodillas;  contusión con edema y eritema en región lumbar y costal derecho, además presentaba un dolor  intra abdominal.

 

 

El otro policía presentaba traumatismo contuso con edema en cuero cabelludo, región parietales y escoriaciones y gran edema en pómulo derecho; escoriaciones faciales, miembros superiores, y ambas rodillas;  contusión con eritema y edema en pabellones auricular y región lumbar. 

 

En el lugar, la policía  secuestró un caño galvanizado de unos 50 cm.

 

En tanto, la salvaje paliza que le dieron al cabo no fue suficiente para los agresores ya que además, el agente denunció que le robaron su billetera en la cualtenía su credencial policial n° 9439, su DNI, y tarjetas de débito.