La joven wichi vivía en un paraje cercano a El Sauzalito. Luego, tras ser “entregada” a un hombre mayor de edad, se fue a vivir a Laguna Yema, una localidad formoseña.

 

Conforme a lo publicado por la agencia Télam, la adolescente fue entregada por su madre a un hombre de 59 años a cambio de una motocicleta.

 

Según los datos recabados por Diario Chaco, la joven vivía en un paraje cercano a El Sauzalito pero, tras ser obligada por su madre, se fue a vivir con la persona mayor a la localidad formoseña Laguna Yema hace dos años aproximadamente. Allí se habría producido el abuso sexual que terminó en un embarazo.

 

La denuncia del hecho fue realizada el pasado 18 de diciembre en la División Violencia Familiar y Género.

 

Luego de la denuncia, la adolescente estuvo internada en el Hospital de Castelli, donde informaron que está cursando el octavo mes de embarazo. Allí fue acompañada por una prima.

 

En ese sentido, fuentes judiciales confirmaron a este medio que “el Juzgado interviniente tomó todas las medidas de prohibición de acercamiento a la joven”, las cuales pesan sobre la madre de la joven y el hombre que la abusó.

 

 

Además, también aseguraron que “la Fiscalía ordenó la detención de la mamá y del hombre”.

 

En ese sentido, ahora la pequeña de 14 años se encuentra en la localidad salteña de Tartagal, viviendo con una tía, por disposición de la juez de Familia interviniente.

 

Cabe destacar que es el tercer caso de embarazo adolescente en la provincia en el último tiempo, luego de uno conocido en noviembre y el otro en diciembre. Los tres casos coinciden en que las nenas abusadas son de la etnia wichi.

 

El primer embarazo se conoció el 6 de noviembre, cuando una niña de 13 años ingresó al Perrando con un cuadro grave de salud, ya que tenía neumonía, no podía respirar por sus propios medios, estaba desnutrida y embarazada. Lamentablemente, tras dar a luz, el bebé falleció. Al día siguiente, fue la adolescente la que perdió la vida.

 

Un mes después se conoció el caso de una pequeña de 11 años, quien en ese momento cursaba un embarazo de 23 semanas. Llegó a Resistencia con su familia y fue alojada en el Hogar Teresa de Calcuta. De no mediar problemas, continuará con el embarazo hasta tener el bebé, por decisión de los padres.