81 es el total de casos notificados de dengue en la provincia durante las primeras semanas de enero de 2019. Sin embargo, no hay ni un sólo caso confirmado; de los 81 se desprenden los que están en estudio (13), los probables (3), los confirmados (0), los negativos (61) y los indeterminados (4).

 

Diario Chaco se comunicó con Mariela Fabiani, directora de Epidemiología de la provincia, quien destacó la “concienciación” que está tomando la sociedad al notificar sobre los casos probables, que responden a los síntomas propios de esta enfermedad.

 

“Hay que rescatar que las personas incurren al diagnóstico sospechoso de dengue y hacen consultas, esto se ve reflejado en los más de 60 casos descartados y otros tantos en estudio, lo cual denota que hay un estado de alerta que propicia, a su vez, trabajar de manera oportuna”

 

Fabiani precisó que son tres los casos que dieron positivo en las localidades de Sáenz Peña, Coronel Du Graty y Gancedo, sin embargo especificó que “son casos probables, no confirmados, esto quiere decir que tuvo una muestra positiva, pero no está confirmado aún porque requiere de otro estudio, el cual permitirá o confirmar o descartar dicho caso”.

 

Por ende, hasta el momento no hay casos confirmados, si hay tres probables y cuatro indeterminados. Éste representa a los casos que no son ni positivos, ni negativos, al respecto Fabiani aclaró “es indeterminado porque puede tratarse de una reacción cruzada con otro tipo de enfermedad viral o con otra situación del paciente, o puede ser algo propio de la misma muestra, así que, cuando se rotula como indeterminado se requiere seguir realizando otras pruebas más”. 

 

Respecto de los casos en estudio (13), la funcionaria explicó que son aquellos que tienen una muestra negativa pero que para poder descartarlos totalmente, se necesita tomar otra muestra de sangre y hacer una nueva prueba, y con ésta sí descartar de forma definitiva. 

 

En relación a la metodología de trabajo, señaló que “ante cada caso notificado, el equipo de salud va al domicilio, hace los controles correspondientes y además, recorre el lugar y el barrio para corroborar si hay otros febriles, ya que muchas veces, hay un sólo febril que consulta pero en el domicilio o en el barrio puede haber más personas con fiebres que no consultaron”.

 

 

Consultada sobre la “concientización” social, indicó que “tiene mucho que ver la primer epidemia tan grande, donde la enfermedad era nueva; ahora ya pasaron diez años de ese gran brote y me parece que fue un tiempo de aprendizaje”, destacó. 

 

“El año pasado hubo alrededor de 750 casos en todo el Chaco- lejos del brote mencionado que llegó a 12 mil casos- fue bastante pero controlado, y tenemos el acompañamiento de los medios, que significa mucho a la hora de divulgar conocimientos y medidas de prevención”.

 

“Todavía no podemos cantar victoria”, dijo Fabiani, ya que “tenemos un largo camino”, entendiendo que los meses más significativos aún no transcurrieron, más allá de que varía según la temperatura y el ingreso de personas con virus en sangre, “que vienen de países o regiones que tienen dengue”, comentó.

 

“Entre probables y confirmados en 2018, era otoño y seguíamos con casos de dengue. El año pasado el pico fue en marzo”, recordó.

 

“Todavía no podemos cantar victoria porque tenemos un largo camino, hay muchos criaderos, hay que concientizar que la eliminación del criadero elimino el 100% de las larvas, ése es el principal. Y el uso de repelente”.