En la en Sala Unipersonal de la Cámara del Crimen N° 2 de Sáenz Peña, a cargo de la jueza Rosana Glibota, dieron inicio en el dia de ayer los alegatos en el juicio a Luis Miguel Ángel Altamiranda, acusado por tres hechos; abuso sexual gravemente ultrajante agravado, ejercicio ilegal de la medicina y usurpación de título, en concurso real.

 

En la jornada de hoy el titular del Ministerio Publico Fiscal, Carlos Recala, y la querella asumida por el Defensor Oficial Matías Jachesky solicitaron 14 años de prisión para el único detenido por esta causa. Los delitos por los cuales se le acusa prevén una pena de 8 a 24 años.

 

La defensa asumida por los abogados Daniel Burlli y Mario Piccoli solicitará la absolución de su cliente, ya que aseguran que la “única prueba” con que cuenta el Ministerio Publico es la denuncia y que, en base a eso, se sustanció el pedido de pena.

 

“No hay elementos probatorios concretos que prueben el abuso”, dijo el abogado Daniel Burlli. “Solo tienen la denuncia, no hay ninguna otra prueba”, señaló.

 

Los alegatos de la defensa se producirán el próximo 3 de julio, donde los abogados solicitarán la absolución de su cliente. “Se trata de una aberración e inseguridad jurídica, no existe ningún elemento que corrobore la denuncia por el supuesto abuso”, agregó Burlli.

 

 

El abogado además criticó “la incapacidad de investigación que tuvo la fiscalía que llevó adelante el caso”, la Fiscalía N°1.

 

EL HECHO

 

El “falso médico” fue denunciado en mayo de 2017 por un paciente de una clínica privada al que el profesional habría “manoseado en sus genitales”, mientras estaba anestesiado en terapia.

Tras las investigaciones realizadas se supo que no tenía título alguno y que solo cumpliría tareas administrativas en algunas oportunidades, mientras que otras veces hacía de camillero.

Fuente: Diario Chaco